El Seguro juega un papel cada vez más importante en la economía, como generador de empleo y riqueza, y cumple también una función preventiva en el mundo moderno. En el caso de que esta industria no existiese, la sociedad española tendría que ahorrar 14 billones de euros para estar protegida ante cualquier eventualidad que nos sucediese y que en la actualidad está cubierta por el Seguro. Este ahorro, en el improbable caso de que se produjese, reduciría drásticamente el bienestar de la sociedad y su capacidad de consumo, con el consiguiente empobrecimiento económico.
Son algunas de las reflexiones del estudio ‘El seguro en la sociedad y la economía españolas. Balance socioeconómico de una industria necesaria’, elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) para Fundación Mapfre y presentado ayer. Alberto Manzano, presidente de la fundación, explicó que el objetivo de este trabajo es complementario al informe similar que realiza cada año UNESPA con la Memoria Social del Seguro, “que no es otro más que se conozca de forma más profunda el seguro en España y también cuantificar su aportación a la sociedad y a la economía”.

Enfatizó que el Seguro está en una situación difícil, como la economía española, pero lo cierto es que no ha pedido subvenciones, ha mantenido el empleo, y solo ha solicitado bonificaciones fiscales, no para el sector sino para los asegurados. “Así podemos decir que el Seguro español está en el grupo de cabeza en el mundo”, indicó.

PESO “CRECIENTE” DEL SECTOR ASEGURADOR EN LA ECONOMÍA

Por su parte, Emilio Ontiveros, director del trabajo y consejero delegado de AFI, incidió en que el sector en España no se ha sido visto afectado tanto por la crisis como en otros países, sino que más bien ha sido un amortiguador de sus efectos. Sobre el trabajo en sí, indicó pone en evidencia el “peso creciente” del sector asegurador en la economía española, “no solo por su papel como inversor institucional y su aportación al desarrollo económico, sino también porque proporciona en nuestro país alrededor de 350.000 puestos de trabajo”, Concretamente la industria aseguradora emplea directamente 48.000 trabajadores y genera 150.000 puestos de trabajo de forma indirecta, a los que se unen otros 156.000 puestos que se mantienen gracias al consumo y a las necesidades que tienen los sectores relacionados con la industria aseguradora.

Otra contribución del seguro al crecimiento económico son los más de 7.963 millones de euros a las arcas públicas en concepto de cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF, impuesto de sociedades e impuesto sobre las primas de seguros. Esta cifra se sitúa a medio camino entre la recaudación que el Estado ingresa por impuestos especiales del tabaco, que se cifra en alrededor de 7.100 millones de euros, y la correspondiente al impuesto sobre hidrocarburos, que está presupuestado para este año en 10.362 millones de euros.

Además, el estudio pone en evidencia que el Seguro es uno de los grandes inversores institucionales y desempeña asimismo un papel primordial en la canalización del ahorro y la financiación a largo plazo de la economía. De hecho, el valor de mercado de las inversiones de las entidades aseguradoras españolas supera los 237.000 millones de euros.

HABRÍA QUE INTENSIFICAR LAS COBERTURAS EN SEGUROS PERSONALES

El gasto medio anual de un hogar tipo en España se sitúa en alrededor de 1.800 euros, una cifra que según se señala en el estudio está por debajo del nivel óptimo (4.800 euros anuales), ya que los españoles deberíamos intensificar las coberturas que tenemos contratadas en seguros personales, de Vida y de Salud.

El informe incide finalmente en que el Seguro ayudará a la sostenibilidad del sistema público de pensiones, a través de fórmulas complementarias, como ya lo hace en otros países de nuestro entorno, si bien es cierto, se apunta, que todavía queda camino por recorrer en este ámbito, ya que, por ejemplo, en Reino Unido los seguros y planes de pensiones alcanzan el 150% del PIB y la mitad del ahorro financiero, mientras que en España solo ascienden al 22% del PIB y representan la octava parte del ahorro financiero del país.

Para cerrar el acto, los ponentes abordaron algunas otras cuestiones, como la excesiva bancarización del sector, la necesidad de una estabilidad fiscal, la relación entre el Seguro y el bienestar social, la capacidad del sector en absorber deuda pública o el impacto del Seguro sobre el crecimiento económico.