La tipología de siniestros de daños eléctricos es la que ha experimentado una mayor subida el pasado año respecto a 2013, según el análisis realizado por el ‘Observatorio de Siniestros de Hogar’ de ASITUR. Concretamente, el número de siniestros de este tipo ha aumentado en tres puntos básicos, mientras que el resto de garantías, daños agua y cristales, bajan en dos y tres puntos básicos, respectivamente. Robo, mientras, refleja una subida de un punto en su siniestralidad en relación a 2013.

Por otro lado, el análisis mensual de los siniestros por robo en la vivienda concluye que las variaciones intermensuales son mínimas, tanto en 2013 como en 2014, “y los pequeños picos con mayor número de siniestros coinciden siempre con los meses vacacionales, justo cuando la vivienda está menos protegida”, detallan los responsables del análisis.

En cuanto a la evolución mensual del número de siniestros, en daños por agua la tendencia en 2014 ha sido pareja al año anterior, siendo los meses de más siniestralidad  los correspondientes al primer y al último trimestre, “si bien hay que destacar que el otoño cálido que se produjo en 2014 ha provocado una menor frecuencia siniestral en relación a 2013”, matiza ASITUR.