La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) de Perú propone modificar la modalidad de renta temporal con renta vitalicia diferida para dar mayor liquidez a los jubilados, según informa La República. Hasta la fecha, cuando un contribuyente tiene su fondo en una AFP y accede a jubilarse bajo esta modalidad, su administradora transfiere su fondo a una aseguradora para que ésta le otorgue una renta vitalicia, mientras que la AFP se queda con una parte de su dinero para pagárselo a uno o dos años bajo la modalidad de retiro programado. La reforma de la SBS permitiría ampliar de dos hasta cinco años el periodo en el que el jubilado perciba una cantidad mayor para su pensión.
La reforma de la SBS permitiría ampliar de dos hasta cinco años el periodo en el que el jubilado perciba una cantidad mayor para su pensión.

Según el regulador peruano, la renta temporal hoy permite usar tan solo el 22% de la cuenta en dos años, por lo que al ampliarla a cinco años el jubilado podría usar hasta el 50% de su fondo. El objetivo de ampliar el período temporal es acelerar el uso de recursos de la cuenta del afiliado.

LA SBS ESTUDIA ELIMINAR LA OPCIÓN DE JUBILACIÓN MÁS DEMANDADA EN AFP

Por otro lado, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) podría eliminar la venta del producto de renta vitalicia garantizada, que asegura el pago del 100% de la pensión a los herederos legales en caso de fallecimiento del titular. Según informa ‘El Comerci’o, esta modalidad es solicitada por el 86% de los jubilados de las AFP, que permite acceder a una mayor cantidad de pensión por dos años, a través de la AFP –modalidad llamada ‘retiro programado’–, y recibir una cifra menor hasta el tiempo que viva el titular, mediante una aseguradora –denominada ‘renta vitalicia’–.  

Si muere el titular en el tramo en que la pensión es pagada por la compañía, el cónyuge accederá al 42% del abono que recibía su familiar. En caso de tener hijos, el cónyuge recibe el 35% y cada hijo el 14%. Sin embargo, si el jubilado toma el contrato garantizado, asegura que sus herederos recibirán el 100% de la pensión por un período determinado de 10 o 15 años. El 50% es recibido por la pareja, mientras que  el otro 50% es repartido entre los hijos. La cuantía de la pensión es hasta un 7% menor que si elige la opción no garantizada, dado el compromiso que asume la aseguradora.

Marco Rivera, socio de la firma de abogados Osterling, considera que la eliminación de esta posibilidad se fundamenta  en un móvil populista o político, con el fin de apaciguar las críticas que recibe el sistema privado de pensiones.