Los resultados técnicos de las reaseguradoras globales se han deteriorado durante el primer semestre del año debido al aumento de las pérdidas en daños no catastróficos y un índice subyacente de siniestralidad más alto que el de las tasas, según un informe recién publicado por Fitch. Sin embargo, matiza la agencia, los resultados todavía fueron rentables debido a que las pérdidas relacionadas con catástrofes continúan siendo manejables por las compañías, al igual que por el desarrollo favorable de reservas para pérdidas.
El grupo de reaseguradores que analiza la agencia generó en el semestre un ratio combinado medio del 87,4%, frente al 85,9% del mismo periodo del año anterior y en comparación al 85,5% al cierre del pasado ejercicio. “Los resultados más débiles reflejan en parte un aumento en las pérdidas por siniestros no catástrofe que han afectado a varios reaseguradores. También reflejan un cambio en el mix de negocio de los reaseguradores tradicionales, reduciendo su posición en coberturas de catástrofes, que históricamente tiene los márgenes más altos, ya que las presiones competitivas del mercado han llevado a que los precios para estos riesgos estén en niveles inadecuados”, explica la agencia en su trabajo.

El patrimonio neto mostró un sólido aumento del 13,9% con respecto al primer semestre de 2013 y un crecimiento del 5,2% sobre el cierre del pasado ejercicio.

PERSPECTIVA ‘NEGATIVA’

En todo caso, y en la línea de otras agencias de calificación, la perspectiva que otorga Fitch al sector mundial del Reaseguro es ‘negativa’, ya que “los fundamentos del sector se han deteriorado con la disminución de los precios de las primas y el debilitamiento en los términos y condiciones en una amplia gama de líneas”. La agencia cree que las condiciones actuales del mercado es poco probable que mejoren en el corto plazo, “dado el continuado entorno de competencia en el mercado”.