El fortalecimiento de las estrategias para alcanzar los mercados medios que dominan en número a la población en América Latina, la búsqueda de mayor efectividad en los canales de distribución y el desarrollo de diferentes y mejores medios de comunicación con los clientes, son según María del Carmen Maldonado, directora regional para América Latina y el caribe de LIMRA y LOMA, las tendencias que marcarán este año al mercado asegurador.
Maldonado hace un repaso en la última edición de la revista ‘Actualidad Aseguradora América Latina’, a la actual industria latinoamericana, un mercado obligado a reaccionar “de forma rápida y efectiva a las necesidades”. Quizá una característica que juega a nuestro favor en la región, revela “es que contamos con mercados altamente poblados, con baja penetración en sus diferentes segmentos socioeconómicos. Esto inspira a la industria para crear productos y canales especializados para satisfacer las expectativas de los diferentes tipos de asegurados”.

Sobre los ramos que tienen más fuerza en Latinoamérica asevera que “en este rubro existen importantes diferencias entre nuestros países pero si dejamos el caso de Chile, donde cerca del 90% del tamaño de mercado está en los seguros de personas (Vida, Accidentes Personales y Salud) y el de Argentina, donde el seguro de Vida ha sufrido importantes efectos financieros, podríamos decir que, en promedio, la industria está nivelada con un 55% de primas captadas en los ramos de seguros de personas y un 45% en seguros de bienes. Sin duda la tendencia será el crecimiento de los seguros individuales, pero ese efecto tomará mucho más tiempo para ser percibido. Los seguros de Salud son también un tema prioritario en las decisiones de la industria en la región”

Las oportunidades y los retos que tiene que hacer frente el mercado de seguros en la región latinoamericana parte, según la ejecutiva, en que “la inversión extranjera en nuestra industria es relevante, nos hace ser más competitivos y también nos proporciona posibilidades únicas de desarrollo en procesos y tecnologías que benefician al mercado”. De esta forma, revela que “el crecimiento de la población y los índices de longevidad son determinantes para lograr una cooperación entre los gobiernos y la industria aseguradora. La caída de las tasas de interés puede afectar algunos de nuestros productos de vida, pero también puede significar el fortalecimiento del concepto de blindaje patrimonial en caso del fallecimiento de quien representa el sostén familiar”.

“La protección de la familia y la seguridad financiera son un poderoso motivador para la mayoría de los clientes. Si queremos lograr mayor penetración de seguros necesitamos reconocer la importante participación de las emociones e incorporar tácticas que se enfoquen en ellas”, concluye Maldonado.

Consulte el número de Febrero de Actualidad Aseguradora América Latina que incluye, entre otros numerosos contenidos, una Encuesta sobre Retos del Seguro Latinoamericano para 2014: Desarrollo de Vida/Salud y aumento de la cultura aseguradora. De la mano de directivos del sector, se analiza los desafíos que deberá afrontar el Seguro en América Latina este año.