La Confederación Española de Mutualidades (CNEPS) organizó ayer una jornada acerca de la reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en materia de previsión social. En el encuentro se analizaron las novedades que trae la reforma y se acogió una mesa redonda en la que los parlamentarios aportaron su punto de vista. La representante del grupo popular defendió la reforma, mientras que los diputados de la oposición coincidieron en calificarla como “coyuntural y con escasa visión de largo plazo”.
Inauguró el acto Alberto Romero, director de CNEPS, quien presentó a María Asunción Bauzá, socia de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira. Según explicó, “toda la reforma fiscal pivota en torno a la neutralidad fiscal de todos los instrumentos de ahorro y el incentivo fiscal de la constitución de rentas vitalicias aseguradas para mayores de 65 años”. El objetivo de neutralidad se ha concretado en la creación de los denominados ‘Planes de Ahorro 5’; la reducción del límite financiero y fiscal máximo en la aportación y la reducción de la base imponible de los sistemas de previsión social complementaria; la dotación de liquidez a los 10 años a los sistemas de previsión social complementaria; y la reducción de 10 a 5 años del plazo máximo de los PIAS para poder tener derecho a la exención fiscal del rendimiento de capital mobiliario.

Para conseguir el segundo objetivo, la reforma introduce una nueva exención fiscal por la licuación de los elementos patrimoniales –no solo la vivienda habitual- de los mayores de 65 años que constituyan una renta vitalicia dentro de un plazo de 6 meses después de la transacción y por importe no superior a 240.000 euros. Respecto a los nuevos ‘Planes de Ahorro 5’, “es más un instrumento financiero y de inversión que de ahorro”, afirmó.

PROPUESTAS DE LAS MUTUALIDADES

Enric Tornos, secretario de CNEPS, detalló las propuestas de enmienda remitidas por la asociación al Congreso. Estas se concretan en la equiparación de los regímenes de aportaciones al RETA y a las mutualidades alternativas en su consideración como gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa –que ha sido estimada por el Parlamento, elevando la deducción del 50% al límite máximo por contingencias comunes-; el mantenimiento del concepto de ahorro finalista como elemento característico de la previsión social complementaria; la supresión del límite máximo de 8.000 euros de aportación anual a los sistemas de previsión social complementaria; o la promoción del seguro de Enfermedad a través de la recuperación de la deducción del 15% de la contribución neta. Asimismo, expuso que los ‘Planes de Ahorro 5’ conforman “un ahorro temporal, no a largo plazo”, e indicó que “se debería fomentar el ahorro mediante alguna ventaja fiscal para los productos de ahorro finalista para la jubilación”.

LA OPINIÓN DE LOS POLÍTICOS

Jon Aramburu, director de LORETO MUTUA, moderó una mesa redonda con representantes de los diferentes grupos del arco parlamentario. Pedro Saura, diputado del grupo socialista, afirmó que se trata de una reforma “injusta, irresponsable y que no es ambiciosa”. “Para que fuera ambiciosa, debería tener en cuenta la tributación patrimonial, la lucha contra el fraude y el ahorro a largo plazo. Es injusta porque se baja los impuestos a las rentas más altas, mientras que la imposición indirecta ha aumentado. Y es irresponsable porque el Gobierno sostiene que ha mejorado la situación y se puede permitir rebajar los impuestos pero tenemos un ‘cerro’ de deuda pública que crece en 100.000 millones de euros al año”, puntualizó. “No vemos estrategia a largo plazo y las medidas que se plantean son cosméticas”, valoró.

Carles Campuzano, diputado de CiU, recordó que esta reforma viene precedida de dos reformas de las pensiones para garantizar la sostenibilidad del sistema. Sin embargo, advirtió no han ido acompañadas por el desarrollo de un sistema complementario, que compense la reducción de las pensiones. Respecto a la presente reforma fiscal, afirmó que “es extremadamente coyuntural”, sin medidas para aumentar el ahorro a largo plazo. “Debemos sentar las bases para una previsión social complementaria robusta para completar los ingresos tras la jubilación y acercarnos al nivel que tenemos mientras estamos trabajando. Esto exige una perspectiva de ahorro a largo plazo”, declaró.

Ana María Madrazo, diputada del grupo popular, se encargó de defender la reforma, aunque reconoció la limitación de su alcance. “Esta reforma avanza en la buena dirección en los planes de previsión social, aunque no satisfaga todas las demandas del sector”. De este modo, admitió que la reforma “no es todo lo ambiciosa que les gustaría que fuese” y abrió la puerta a otra reforma posterior, “cuando la situación lo permita”. Según explicó, el objetivo es “reducir la tributación del trabajo y las actividades económicas y fomentar el ahorro a largo plazo”.

Cerró esta mesa redonda Carlos Bravo, secretario confederal de Protección Social y Políticas Públicas de CC.OO: “Este proyecto no va a construir previsión social complementaria”, puesto que “es un proyecto orientado para la coyuntura y el año electoral”. Remarcó que los ‘Planes de Ahorro 5’ y la ‘ventana de liquidez’ supondrán una pérdida de recaudación y no conducirán a la creación de previsión social complementaria. “Si queremos crear sistemas de previsión social complementaria, hay que impulsar la creación de planes de empresa y de autónomos, incentivando el cobro en forma de renta”, afirmó.

ACTIVIDAD DEL REGULADOR

A continuación, José Antonio de Paz, subdirector de Planes y Fondos de Pensiones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), refirió las novedades normativas en su ámbito: el Real Decreto 681/2014, la reforma fiscal y el proyecto de Real Decreto sobre el futuro derecho a la pensión estimativa. Por su parte, Francisco Javier Fernández Monge, subdirector general de Tributaciones y Operaciones Financieras del Ministerio de Hacienda y AA.PP., especificó que la reforma fiscal incluye cambios que afectan tanto a la previsión social complementaria, como al IRPF

La clausura del acto corrió a cargo de Pedro Muñoz, presidente de CNEPS, quien incidió en que “seguimos sin un modelo de previsión social complementaria”, a la par que recordó que “el ahorro a largo plazo es importante tanto para las personas como para el Estado”, pues es preciso contar con “ahorro suficiente para soportar la deuda pública”.