Pilar González de Frutos, presidenta de FIDES En menos de un mes, Pilar González de Frutos, presidenta de FIDES durante los dos últimos años, traspasará sus responsabilidades. Lo hará en el Congreso que la Federación celebrará en El Salvador entre el 12 y 15 de noviembre. Se va satisfecha de la labor realizada, como reconoce en esta entrevista exclusiva, que pone broche a la ronda de entrevistas que hemos realizado en estos dos últimos años en el BDSAL con los presidentes de todas las asociaciones miembros de FIDES y que están disponibles en la web de la organización.
  • BDSAL FIDES.- Casi ya dos años como presidenta de FIDES, ¿Qué balance hace de este periodo al frente de la Federación? ¿Qué ha sido lo más complicado de su gestión? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Ostentar la Presidencia de FIDES ha constituido una enorme satisfacción, pero también una gran responsabilidad. El desempeño de esta labor ha sido una experiencia muy positiva, que no hubiera podido realizar sin el apoyo entusiasta de los miembros del Consejo de Presidencia de FIDES y de su secretario general. También quisiera destacar la fuerte implicación de los asociados y del equipo de UNESPA. En definitiva, espero haber respondido a las expectativas y a la confianza que las asociaciones miembros de nuestra Federación depositaron en mí cuando me eligieron. Respecto a las dificultades, la Presidencia de FIDES conlleva una significativa carga de trabajo que he tenido que simultanear con las responsabilidades derivadas de la Presidencia de UNESPA. BDSAL FIDES.-  A nivel de mercado, ¿cómo se ha comportado la región en estos dos años? ¿Está logrando el sector asegurador cumplir sus expectativas, incluso por encima de la desaceleración económica de la región? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- El seguro latinoamericano avanza pero, teniendo en cuenta la estructura de sus economías, obviamente está acusando las consecuencias de la situación de la economía brasileña, que es fundamental como mercado de referencia en la región. La institución aseguradora tiene un papel que jugar y que todavía no ejerce porque se detectan en casi todos los países importantes bolsas de falta de cobertura. No por casualidad el seguro latinoamericano es uno de los que más han crecido del mundo en importancia económica estos últimos años. BDSAL FIDES.- A grandes rasgos, ¿qué líneas y negocios han tenido un mejor comportamiento en lo que va de año? ¿Cuáles por el contrario necesitan un impulso? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- En estos momentos, América Latina presenta un perfil de mayor dinamismo en el seguro de Vida que en los seguros No Vida. El conjunto de los seguros No Vida, a pesar de que los resultados en salud son bastante esperanzadores, experimenta el problema derivado de que su principal ramo, que es el automóvil, como en otras muchas áreas del mundo, anota una contracción que se estima en el 5%. BDSAL FIDES.- ¿Cómo ve a la industria de la zona a nivel de productos? ¿Se adaptan plenamente a las necesidades actuales de la población? ¿Cuáles cree que serán más demandados en los próximos años? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- La realidad del seguro Iberoamericano y, en consecuencia, de los productos que ofrece a la sociedad está directamente relacionada con las peculiaridades y necesidades de cada mercado y de su nivel de desarrollo económico y social. No obstante esta gran diversidad que presentan los mercados, se puede concluir que el seguro iberoamericano presenta una clara tendencia al crecimiento, que cada vez es más maduro y trata de adecuarse mejor a las necesidades de la población. Teniendo en cuenta las buenas perspectivas de potencial de crecimiento económico de la región, una parte importante del futuro desarrollo del mercado puede venir determinada por el seguro de vida y los productos relacionados con las pensiones.
    Esta gran diversidad que presentan los mercados se puede concluir que el seguro iberoamericano presenta una clara tendencia al crecimiento, que cada vez es más maduro y trata de adecuarse mejor a las necesidades de la población
    Desafíos: catástrofe, penetración, colaboración público-privada BDSAL FIDES.- Dada la elevada exposición de los países latinoamericanos a las catástrofes naturales, ¿Le preocupan especialmente a la industria aseguradora los efectos del cambio climático? ¿Qué habría que hacer al respecto tanto a nivel profesional como social? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- El cambio climático no es un desafío que pueda resolver un solo actor por sí solo. De hecho, ni siquiera puede cada uno de los actores abordarlo por su cuenta. La única forma de conseguir acciones eficientes en la materia es a través de políticas coordinadas. La institución aseguradora, dentro y fuera de América Latina, ha demostrado estar muy atenta y presente en las discusiones internacionales, así como tener un espíritu colaborativo sin fisuras. Pero las acciones que acometa, como ya he dicho, deben estar coordinadas con el resto de actores del tablero. Los efectos negativos que puede conllevar el denominado cambio climático preocupan especialmente al seguro iberoamericano por la especial incidencia que puede tener en el incremento de los desastres naturales en la región. Esta es la razón por la que es necesario contribuir a concienciar a la sociedad de la gravedad del fenómeno. En este sentido, FIDES realizó, en el marco de la Cumbre de Clima de París de 2015, un llamamiento, junto con otras asociaciones representativas del sector asegurador, sobre la necesidad de alcanzar un acuerdo para frenar este proceso. Más allá de la sociedad en general hay que tomar en consideración la actitud del sector asegurador en particular. Es necesario que las entidades aseguradoras sean conscientes de la importancia del cambio climático y de cómo les puede afectar a su negocio. Desde FIDES hemos seguido con interés iniciativas que tratan de reducir las lagunas de cobertura de los daños que se producen cuando tienen lugar eventos catastróficos mediante la extensión de mecanismos aseguradores. En todo caso, considero que la colaboración público-privada en este campo es muy importante. Como decía al principio, el proceso del cambio climático no es algo que pueda resolver sólo un actor. Es necesario el concurso (y el compromiso) de mucha gente.
  • Fomentar la educación financiera

      BDSAL FIDES.- El fomento de la cultura aseguradora y financiera, ¿es la asignatura pendiente de la región? ¿Qué se debería hacer al respecto y qué se está haciendo desde FIDES? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- El fomento de la educación financiera y, en particular de la cultura del seguro, es un elemento esencial para el desarrollo de la actividad aseguradora y para incrementar la incorporación de personas al seguro en Iberoamérica. En este sentido, cabe destacar el fomento por parte de FIDES de actividades formativas en materia de riesgos agropecuarios en colaboración con otras instituciones especializadas Pero la verdad es que se puede avanzar mucho más en esta materia. Sería conveniente que las asociaciones nacionales realicen más acciones para el fomento de la educación financiera. En este punto, es muy importante lograr que los Gobiernos se impliquen en esta labor. En España ya se está haciendo. BDSAL FIDES.- ¿Qué papel desempeñan en esta línea los microseguros? ¿Existen otras herramientas? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Los microseguros son un elemento muy relevante para el fomento de la cultura aseguradora y la protección social de los sectores más vulnerables de la población. Además, constituyen un instrumento que también contribuye a la estabilidad económica. Es esencial que, junto a los microseguros, se fomente la educación financiera entre la población. Especialmente entre los jóvenes estudiantes. Además, es muy importante mejorar los canales de distribución. En este punto, las nuevas tecnologías pueden jugar un papel muy importante. Igualmente, puede ayudar que se establezcan marcos normativos y de supervisión adecuados, que fomenten la inclusión financiera.
  • México y Brasil, un ejemplo de Capital Basado en Riesgos BDSAL FIDES.- Otro reto que tienen en común muchos países de la región es la adaptación de la nueva regulación del Capital Basado en Riesgos ¿Cómo observa el primer paso tomado ya en México? ¿Está el resto de países preparados para darlo también? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- La adaptación de los marcos prudenciales de la región a un sistema de capital basado en riesgo es sin duda un gran reto al que se deberán enfrentar tanto las entidades aseguradoras como las respectivas autoridades de supervisión locales durante los próximos años. No hay mejor ejemplo que el caso europeo. Solvencia II ha tardado casi 15 años en terminar de definirse hasta su reciente entrada en vigor, el pasado 1 de enero de 2016. Un marco de capital basado en riesgo, al ser más sofisticado y exigente y, por lo tanto, reflejar con mayor precisión el verdadero perfil de riesgo de las entidades aseguradoras, requiere de tiempo para ser aplicado y asumido por todos. Es de todos conocido que México ha sido uno de los principales defensores de un marco de capital basado en riesgo y, sin duda, debería ser un ejemplo a seguir por otros mercados latinoamericanos. Es tal el desarrollo del marco prudencial mexicano que la propia Unión Europea ha declarado equivalente (por un periodo de 10 años prorrogables) su régimen de solvencia. Esto constituye algo enormemente positivo para el desarrollo del mercado mexicano de seguros y reaseguros dado que, sin duda, fomentará la inversión allá de operadores europeos. En cuanto a otros mercados, me consta que países como Brasil también han conseguido que su régimen de solvencia haya sido declarado equivalente al europeo (con las mismas condiciones que el de México). Brasil es otro de los mercados latinoamericanos más avanzados en cuanto a regulación de capital basado en riesgo. Respecto a la situación en otros Estados, me consta que en el seno de FIDES existe un grupo de trabajo en el que se están debatiendo asuntos técnicos para tratar de valorar el grado de avance existente en la región en materia de solvencia y, a la luz de algunos resultados preliminares, se puede decir que, aunque el grado de preparación y desarrollo es aún muy heterogéneo entre unos países y otros, ya se están dando los pasos necesarios para que, a un mayor o menor ritmo, se comience a desarrollar un marco de capital basado en riesgos en más mercados de la región. BDSAL FIDES.- ¿Qué otros retos normativos les preocupen o deben mejorarse en la región? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Me preocupan especialmente, como ya se puso de manifiesto por parte de FIDES en la Declaración de Asunción, las limitaciones a la actividad privada de las entidades aseguradoras y reaseguradoras existentes todavía en muchos mercados. Desde la Federación hemos promovido y defendido que las diferentes legislaciones existentes en Iberoamérica respeten la libre iniciativa de las entidades aseguradoras como un elemento esencial de desarrollo económico y desarrollo social. En un plano más concreto, la Federación considera que debe mejorarse la regulación del contrato de seguros, por lo que también ha promovido una serie de principios que consideramos fundamentales que deben inspirar la legislación reguladora de cada país en esta materia. También es muy importante que los reguladores establezcan un marco jurídico que fomente un papel activo al seguro privado para el desarrollo de la previsión social ante los retos del envejecimiento de la población. BDSAL FIDES.- ¿Dónde se encuentran las oportunidades del sector en los próximos años? ¿Qué ramos presentan mejores perspectivas de desarrollo y por qué? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Todo el seguro latinoamericano puede plantearse crecimientos significativos en el futuro. Los seguros de Vida y de Salud porque tienen que jugar un papel importante en el marco de una sociedad en pleno cambio demográfico. Pero los seguros de Daños también tienen que jugar una labor a la hora de apuntalar el stock productivo de las economías de la región y permitirles con ello estabilizar su formación de capital. Peculiaridades de la región en el avance tecnológico BDSAL FIDES.- ¿Qué papel tendrá internet y las nuevas tecnologías en el seguro? ¿Y las redes sociales? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- El entorno online está ganando presencia en todos los países el mundo y afecta a todos los sectores empresariales. El hemisferio americano no es una excepción. La velocidad de este proceso depende, no obstante, de en qué medida se vaya extendiendo la infraestructura de las comunicaciones en cada país y la gente vaya entrando en contacto con la misma. No obstante, hay que tener en cuenta que los países que, quizá, vayan más retrasados pueden acortar distancias más rápido de lo que se podría esperar. ¿A qué me refiero? Es muy sencillo. Esos países no tienen por qué recorrer el mismo camino que han transitado otras economías más desarrolladas en el pasado. Pensemos en el teléfono. Muchos países en vías de desarrollo no han llegado a tener tupidas redes de teléfonos tradicionales como las que han podido existir en Europa o Norteamérica. ¡Ni las tendrán jamás! La gente en esos países ha saltado directamente de la nada al teléfono móvil, sin pasar por la línea fija. Con internet les está ocurriendo lo mismo. Omitirán etapas que se han producido en otras latitudes. BDSAL FIDES.- ¿Le preocupa el creciente problema de la ciberdelincuencia? ¿Qué se puede hacer desde el seguro para combatirlo? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Lo primero que plantean los riesgos cibernéticos, y yo creo que éste es el estado en el que estamos, es un reto de conocimiento. El seguro, ante un riesgo nuevo, siempre actúa de la misma manera: primero absorbe información y después la usa para derivar las condiciones de aseguramiento. El riesgo cibernético tiene muchas facetas: cómo se produce, cómo se previene, cómo se rehabilitan los daños, etc. La ventaja es que un riesgo global. Se trata, por lo tanto, de un reto de dimensiones planetarias, lo cual hace que el acopio de información y la adquisición de experiencia sean algo relativamente rápido y al alcance de muchos actores del mercado. BDSAL FIDES.- El desarrollo imparable de la tecnología también se evidencia con la generalización del uso de drones, del blockchain, del Big Data,… ¿está el mercado asegurador preparado para integrar y utilizar toda esta nueva tecnología? ¿Qué ventajas y desventajas le aportará? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- La tecnología permite a las aseguradoras calibrar de manera mucho más precisa los riesgos que asumen y, al hacerlo, serán capaces de prestar un mejor servicio a sus clientes y ajustar sus productos a las necesidades de estos. Herramientas como blockchain o big data se encuentran en una fase inicial y resulta difícil predecir qué usos concretos alumbrarán. Su alcance dependerá de varios factores, siendo el más importante, quizá, la disposición de los consumidores a compartir sus datos. Pero, indudablemente, serán de gran utilidad a las aseguradoras, cuya base de negocio es el análisis de dicha información. En relación a los drones, suponen una magnífica opción para las aseguradoras en la labor de peritaje de siniestros. Especialmente cuando éstos adquieren grandes proporciones o tienen efectos catastróficos. Sin ir más lejos, los huracanes Harvey e Irma que han golpeado los países ribereños del Golfo de México y el Mar Caribe han constituido para las aseguradoras locales la primera gran oportunidad para poner a prueba la efectividad de estos aparatos para evaluar los daños ocasionados a gran escala. Lógicamente, en muchas ocasiones seguirá siendo necesaria la inspección ocular de un experto, pero instrumentos como los drones permitirán acometer con mayor celeridad la valoración de los desperfectos y ofrecer soluciones más ágiles a las personas afectadas. Es importante que el marco regulatorio se actualice al mismo ritmo que la tecnología, de forma que permita la innovación. Un marco regulatorio obsoleto puede ser perjudicial tanto para los consumidores como para las aseguradoras. La normativa de supervisión de seguros debe ser adecuada y proporcionada ante las nuevas realidades que ofrece la tecnología a las entidades.
  • América Latina también envejecerá y afrontará su propio desafío de las pensiones

      BDSAL FIDES.- ¿Qué otros riesgos emergentes prevé impacten en la actividad del sector asegurador? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- América Latina no tiene una situación muy diferente de la que se da en otras partes del mundo respecto a los riesgos emergentes. Es cierto que en algunos de ellos, como podría ser la longevidad de la población, pueden mostrar un cierto retraso si se la compara con Europa o Japón. Pero las tasas de natalidad en la región están ya lejos de donde se encontraban en los niveles de los años cincuenta y sesenta. Por lo tanto, América Latina también envejecerá y afrontará su propio desafío de las pensiones. Por otra parte, no hay que olvidar que internet es global y las empresas latinoamericanas están tan conectadas como las de cualquier otra parte del mundo. Esto les hace igual de susceptibles de ser víctimas de un “abordaje” de piratas informáticos. Sin ir más lejos, este año hemos visto cómo se producían ataques simultáneos a instituciones y empresas de varios países por este tipo de delincuentes. Ahí está el caso de WannaCry. Otra realidad tecnológica ineludible es la de los vehículos autónomos. Si bien no tienen por qué suponer una amenaza para el sector, ya que siempre habrá una posible víctima que deberá estar debidamente protegida, no es menos cierto que estos vehículos implicarán cambios en la gestión de riesgos y siniestros de las aseguradoras. A día de hoy, se trata de vehículos con un elevado precio de adquisición que, en lugar de devaluarse con el tiempo como los vehículos tradicionales, pueden llegar a revalorizarse (actualizaciones de software). Por otra parte, si bien es cierto que serán más seguros, también es verdad que su reparación es más complicada y conllevaría un mayor coste. Pero el gran reto del seguro iberoamericano, en definitiva, es que el importante desarrollo económico de muchos países de la región se traduzca en un desarrollo paralelo del seguro local. Para ello será necesario el apoyo decidido de las Administraciones Públicas.
  •   Es importante que el marco regulatorio se actualice al mismo ritmo que la tecnología, de forma que permita la innovación. Un marco regulatorio obsoleto puede ser perjudicial tanto para los consumidores como para las aseguradoras. La normativa de supervisión de seguros debe ser adecuada y proporcionada ante las nuevas realidades que ofrece la tecnología a las entidades
  • “Para nosotros es un orgullo pertenecer a FIDES” BDSAL FIDES.- ¿Qué le aporta a UNESPA pertenecer a FIDES? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- UNESPA desea colaborar en aquellos foros donde nuestros asociados tienen intereses y con los que nuestro país tiene vinculación. América es un continente donde muchas aseguradoras españolas están presentes desde hace largo tiempo y donde, cada vez más, se animan a invertir otras. A esto hay que sumar los lazos sociales, políticos, económicos,… en definitiva, históricos, que vinculan a España con el otro lado del Atlántico. Es lógico, pues, que el seguro contribuya a ahondar esa vinculación secular a través de la pertenencia de UNESPA a FIDES. Para nosotros es un orgullo pertenecer a la Federación Interamericana de Empresas de Seguros. BDSAL FIDES.- ¿Cuáles son los servicios que más utilizan y valoran? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Participamos activamente en los diferentes grupos de trabajo y contribuimos a las iniciativas que en ellos se realizan. También hay que destacar la contribución a las numerosas consultas que, sobre temas muy diversos de seguros, se plantean desde la Federación a instancia de las asociaciones nacionales. Estas consultas nos permiten tener un conocimiento de primera mano de los temas que preocupan al seguro iberoamericano y de las iniciativas que se pretenden adoptar en estos mercados. BDSAL FIDES.-  El próximo Congreso de FIDES se celebrará en apenas un mes en El Salvador. A su juicio, ¿qué suponen estos encuentros bianuales para el sector? ¿Puede adelantarnos las principales novedades y ‘platos fuertes’ que, a su juicio, tendrá este Congreso? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- La próxima Conferencia Hemisférica de Seguros se celebrará a mediados de noviembre en San Salvador (El Salvador). Estos encuentros bianuales tienen una gran tradición. De hecho, se remontan a la década de los cuarenta del siglo XX. Su solera hace que constituyan un magnífico punto de encuentro de la industria aseguradora, un punto en el que confluyen todos los actores del mercado de seguro de la región. El programa de la Conferencia Hemisférica está disponible en la web de FIDES y, junto a los actos propios de los miembros de la federación, presenta una gran variedad de paneles y conferencias sobre temas de gran actualidad e interés para el seguro. En este sentido quisiera destacar que el programa concede especial relevancia a la digitalización y el uso de las nuevas tecnologías en el seguro.
  • Desafíos y objetivos del mercado de Seguros español

      BDSAL FIDES.- Usted preside UNESPA, ¿qué objetivos prioritarios tiene la asociación de aseguradoras españolas para este año? ¿Y para los próximos? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- Uno de nuestros principales objetivos es que la previsión social complementaria, tanto empresarial (segundo pilar) como individual (tercer pilar) sigan desarrollándose y podamos ir recortando poco a poco la ventaja, todavía importante, que llevan a España en esta materia otros países europeos. En este ámbito, no dejaremos de trabajar para concienciar a los trabajadores y ciudadanos de la necesidad de ahorrar para su jubilación desde jóvenes. Creemos que cualquier gobierno, gobierne quien gobierne, debe abordar un ambicioso plan de comunicación que incluya, como mínimo, el envío a cada trabajador de información individualizada sobre su expectativa futura de pensión. Otro desafío relevante será poner en marcha todas las nuevas obligaciones derivadas de la normativa PRIIPs (información precontractual estandarizada para todos los productos de inversión basados en seguros) y de la nueva Directiva de Distribución, que entrarán en vigor a lo largo de 2018. Esperamos que estas normas contribuyan enormemente a la mejora del entendimiento y comprensión de los productos aseguradores por parte de los consumidores. En el ámbito de los seguros no vida, son muchas las iniciativas que quedan por desarrollar, si bien podemos  fijar como principales objetivos reducir la litigiosidad entre entidades aseguradoras mediante el desarrollo o refuerzo de herramientas sectoriales que doten de mecanismos eficaces a las entidades para evitar la vía judicial; el análisis de modificaciones o nuevos desarrollos legislativos (ej: revisión de la Directiva del Seguro de Autos), garantizando el equilibrio entre protección del consumidor y la adaptación a las nuevas tecnologías; el seguimiento de nuevos desarrollos tecnológicos y sus riesgos derivados, como los coches autónomos, los riesgos cibernéticos, las aeronaves no tripuladas, el Big Data, etc. Otro de los proyectos en los que estamos muy implicados es Estamos Seguros. Esta iniciativa se dio a conocer en 2016 y a lo largo del presente año nuestro trabajo ha girado, principalmente, en torno a la simplificación del lenguaje asegurador. Para los próximos dos ejercicios las prioridades serán impulsar la innovación a través de los emprendedores (2018) y convertir al sector asegurador en la industria de la prevención (2019) BDSAL FIDES.- ¿Cómo se está comportando el Seguro español en el presente ejercicio? ¿Cómo prevé que evolucione en los principales ramos a medio plazo? PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS.- El seguro español evoluciona en buena parte conforme con el mejor tono de la economía. Los datos disponibles nos sugieren que la rentabilidad de los diferentes negocios se ha mantenido básicamente en la primera mitad del año, aunque con alguna notable recuperación, como la producida en la responsabilidad civil del automóvil. A esto hemos de unir que esas primeras cifras también sugieren que la ratio de cobertura de solvencia bajo las nuevas reglas de cálculo, que ya fue muy satisfactoria en 2016, está registrando incluso mejores cifras en este año. Todo esto demuestra el compromiso de la industria aseguradora con el crecimiento solvente, que es lo que siempre nos ha identificado como sector económico.