“Buenas prácticas en la prevención de la obesidad infantil” es un informe que, elaborado por el Instituto DKV de la Vida Saludable, explica y analiza los resultados de las 60 mejores prácticas en la prevención de la obesidad infantil tanto a nivel nacional como internacional. En el desarrollo de este estudio también han colaborado la Fundación Ship2B y el psiquiatra, experto en obesidad infantil, Rafael Casas. El objetivo de esta iniciativa es identificar las mejores iniciativas, con resultados positivos, tanto por sus aportaciones a la prevención de la obesidad infantil como por su interés para la comunidad médica, los responsables políticos y la sociedad en general. Con él se da continuidad a primer estudio sobre obesidad infantil que la aseguradora publicó en 2016.

Así, según explicó Rafael Casas, las 60 mejores prácticas identificadas a nivel nacional e internacional se han clasificado en ocho categorías que van desde campañas de salud pública y programas comunitarios hasta buenas prácticas en el ámbito educativo, en el entorno urbano o la alimentación saludable, así como programas específicos para familias, profesionales o el uso de nuevas tecnologías.  El informe facilita algunas cifras preocupantes: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial, el número de niños de 0 a 5 años que padecen sobrepeso u obesidad ha aumentado de 32 millones, en 1990, a 41 millones, en 2016. Además, se calcula que, si se mantienen las tendencias actuales, el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones en 2025. También se indica que, los países del arco mediterráneo, entre ellos España, son los que tienen una mayor prevalencia de niños y niñas obesos, con un porcentaje de obesidad entre un 18% y un 21% en niños y entre un 9% y un 19% en niñas. En España, el estudio ALADINO indica una prevalencia del 41,3% de la suma de obesidad y sobrepeso en la edad de 6 a 9 años.

Casas también explicó con detalle las seis prácticas que se considera son las que mejor responden los criterios que se han considerado como variables clave: reto que representa, público al que se dirige, implicación de diferentes agentes clave, sostenibilidad, escalabilidad, impacto social. Además, cada una de ellas destaca en algún aspecto relevante, como estimular la participación activa de las familias vulnerables en Sa-Fa-Lin, la implicación de diferentes agentes clave como en Nereu o Idefics, la facilidad didáctica en Nutriplato, el uso de nuevas tecnologías como Food Scanner app o la movilización social como Sets.

Entre ellas se encuentra también la aplicación Growin, una herramienta digital pediátrica dirigida a profesionales de la salud y padres que permite hacer un seguimiento y predicción del crecimiento de los niños y permite tomar decisiones personalizadas para cada niño, favoreciendo los hábitos de vida saludables y reduciendo la obesidad infantil. Según su creador Ignacio Martínez, el reto de Growin ha sido plantear una solución a un problema global como la obesidad infantil, generar un cambio positivo gracias a la tecnología. “Growin aporta un servicio necesario que también tiene efectos en la investigación clínica y genera un impacto social, compartiendo experiencia e interacciones con los usuarios que participan con información de valor”.

Un problema de salud

Durante la presentación, la pediatra, Lucía Galán, llamó la atención sobre como a nivel social, a pesar de que los datos son preocupantes, se continúa percibiendo el exceso de peso “más como un problema estético que de salud, lo que se traduce en actitudes poco comprometidas y en falta de motivación para el cambio”. Esto es un gran error ya que, actualmente, en nuestro entorno “hay jóvenes con 15 y 16 años tienen patologías, como consecuencia de obesidad, que antes aparecían en personas con 50 y 60 años”, añadió Galán.  Además, apuntó que “lo difícil es provocar cambios que duren toda la vida en esta sociedad de la inmediatez. Ese es el reto de todos: padres, madres, profesores, instituciones y sociedad en general. En especial, los profesionales sanitarios debemos formar a las familias en hábitos de vida saludable y alimentación infantil”, argumentó.

Trabajo y compromiso de DKV

Silvia Agulló, directora de Negocio Responsable de DKV, recordó que una de las intenciones del estudio es llegar a las diferentes administraciones nacionales, autonómicas y locales para “establecer líneas de colaboración público-privada con el objetivo de impactar a toda la sociedad y conseguir la máxima eficacia de resultados”. En este sentido, el objetivo de la aseguradora es “seguir avanzando en el compromiso de estimular y promover estilos de vida saludables de la población, y muy en particular en la prevención de la obesidad infantil en España, una lucha que forma parte del trabajo y compromiso de la compañía desde 2007 y es uno de los territorios estratégicos del área de Negocio Responsable”, destacó.

 

The post La obesidad infantil es un problema social que requiere de la colaboración público-privada appeared first on Inese.