La futura norma internacional de contabilidad para contratos de seguro cambiará el tipo de información que forma una parte del material utilizado por A.M. Best en el sector asegurador. Se espera que la Fase II de la IFRS 4 para contratos de seguros sea publicada en 2015, para que sea implementada en 2018.
Según explica la agencia en un informe especial, la Fase II de la IFRS 4 va a cambiar los datos disponibles para los usuarios de los estados financieros las compañías de seguros y será importante para el buen funcionamiento del proceso de calificación crediticia. “Sin embargo, la nueva información no cambia los parámetros económicos subyacentes de una aseguradora, y no debe, en principio, afectar a las calificaciones crediticias de las compañías”, señala.

A.M. Best  cree que la Fase II de esta norma contable presentará varios retos para el proceso de calificación, incluyendo si consideran o no, o en qué grado, las cantidades reportadas -como el ajuste del riesgo y el margen de servicios contractual de servicios (CSM)- como parte de capital a efectos de modelización.

También ha de ser resuelto el modo en el que serán tratadas las diferentes tasas de descuento y las sensibilidades de la Fase II en el proceso de calificación crediticia.

“Creemos que las ventajas del CSM favorecen su uso más amplio, y el IASB podría explorar maneras en las que su uso podría ser ampliado para incluir más cuestiones sobre inversión y crédito, más allá de los elementos para los contratos en unidades de cuenta”, apunta Anthony Silverman, analista financiero de la agencia y autor del informe.