Informe de Accenture

Si bien la mayoría de los bancos, aseguradoras y empresas del mercado de valores tienen planes para abandonar el LIBOR (tipo de interés del mercado interbancario de Londres), cuyos reguladores están eliminando gradualmente hasta su desaparición a finales de 2021, menos de la mitad (47%) de dichas entidades confían en tener el talento y las habilidades necesarias para completar la transición para entonces.

  • Esta cifra procede del informe de Accenture titulado ‘Liboración: una manera práctica de prosperar en la incertidumbre de la transición’ y que se basa en una encuesta a 127 instituciones de servicios financieros y 50 multinacionales. El estudio concluye que el 84% tiene planes para abandonar el LIBOR ya en marcha. Sin embargo, cuatro de cada diez (41%) admite no tener muy claro cómo abordarlos; sólo uno de cada cinco (20%) se considera preparado a nivel operacional para la transición; y sólo el 18% describe su programa de abandono de LIBOR como un “proyecto maduro”, es decir, cuenta con sistemas de operaciones, medidas y acuerdos legales, flujos de productos totalmente documentados, y requisitos de compliance y regulatorios en orden.

    “Las compañías de servicios financieros tienen que decidir entre distribuir los recursos y el talento para simplemente cumplir con las regulaciones o usar esta salida del LIBOR para transformar sus negocios y crear ventaja competitiva” según Fernando Rufilanchas, socio de la consultora. “Hay verdaderas oportunidades de beneficio y reducción de costes para los que quieran liderar el establecimiento de tipos de referencia: utilizar la salida del LIBOR como punto de partida para mejorar los procesos y la tecnología; eliminar inconsistencias en la prestación de servicios y estabilizar y reforzar las estrategias de relación con clientes”, añade.

    Sólo el 15% de los encuestados sostiene que sus equipos legales están preparados para enfrentarse al gran número de cambios contractuales, restructuración de acuerdos y el reenfoque de actividades. Y solo el 14% considera que sus equipos de gestión de riesgos tienen una comprensión detallada de las actividades necesarias durante esta etapa de transición y su impacto en la gestión. Finalmente, el estudio muestra una falta de compenetración de las distintas áreas geográficas, con el 47% de los encuestados alegando que no están completamente seguros de entender las regulaciones de las distintas jurisdicciones.

    El informe recomienda a las empresas identificar qué productos, tanto existentes como nuevos, necesitarán estar actualizados para cubrir las nuevas tasas; y considerar la liquidez y situación de capital una vez termine la transición según su estrategia y ritmo de adaptación.