José Antonio Eleta, presidente de la Región Centroamericana y Caribe de FIDES

José Antonio Eleta, presidente de la Región Centroamericana y Caribe de FIDES, tiene muy claro que, para facilitar la creación y distribución de seguros de modo masivo, se “debe adecuar los marcos legales y regulatorios”; “es una prioridad para todos nuestros países”, añade. En esta entrevista exclusiva asevera también que aseguradores, gobiernos y reguladores tienen la deuda de facilitar a la población la protección que brindan los seguros y “esta deuda constituye además el potencial más importante que tiene la industria de seguro para dinamizar su crecimiento, por lo que entendemos que hay enormes oportunidades en la atención de necesidades en materia de riesgo de las personas y sus familias, así como sus bienes”. Eleta estima asimismo que una regulación excesiva y no concebir la actividad privada del seguro impiden a la industria desarrollar su potencial a fondo. Sobre FIDES, el también gerente general de PAN AMERICAN LIFE INSURANCE, de Panamá, recuerda que es una organización que permite “intercambiar experiencias y trabajar unidos para impulsar eficazmente al seguro privado y para que se valore justamente al mecanismo asegurador”.

‘A.A.A.L.’.- ¿Qué valoración realiza del Seguro en su Región durante 2015?

José Antonio Eleta.- El Seguro se comporta, en cuanto a su crecimiento y penetración, de modo más o menos similar al comportamiento de la Economía. El año no ha sido una excepción, pero podríamos destacar algunos casos concretos, como es la inflación descontrolada en los costos de atención médica que afectan el resultado y precio de los Seguros de Salud, así como en el Seguro de Automóvil, lo que nos da dos tareas importantes a los aseguradores para atender en 2016.

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuáles cree que serán las perspectivas del Seguro en la región para los próximos años y los mercados con mayor potencial de crecimiento?

José Antonio Eleta.- Nuestra región centroamericana, al igual que la mayoría de los países de América Latina, cuenta con decenas de millones de habitantes; muchos de ellos son pobres o pertenecen a las clases medias, y carecen de acceso fácil y eficiente al Seguro. Los aseguradores, gobiernos y reguladores tenemos una deuda, que además es desde hace mucho tiempo, consistente en facilitar que esos millones de individuos tengan acceso a la valiosa protección que brindan los seguros. Nuestra región centroamericana es además víctima frecuente de catástrofes naturales recurrentes, así como de violencia, lo que hace que la atención de esa deuda cobre especial urgencia. Facilitar el acceso de estos millones de personas al seguro, de modo fácil y eficiente, debe constituirse como una prioridad del más alto nivel para todos nuestros países.

Esta deuda constituye asimismo el potencial más importante que tiene la industria de seguro para dinamizar su crecimiento, por lo que entendemos que hay enormes oportunidades en la atención de necesidades en materia de riesgo de las personas y sus familias (ramos de vida, salud, accidentes, últimos gastos), así como sus bienes (enseres, residencia, predios, cultivos, otros).

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta la industria en la región? ¿Y los retos de futuro?

José Antonio Eleta.- Facilitar la creación y distribución de seguros de modo masivo, para lo cual debemos adecuar los marcos legales y regulatorios, así como la propia disposición de los entes reguladores, para que estos se conviertan en impulsores, promotores, facilitadores del desarrollo de canales de comercialización que puedan promover de una manera efectiva una mayor penetración del Seguro, de modo fácil y eficiente.

Proporcionar incentivos fiscales a la contratación del seguro privado

‘A.A.A.L.’.- ¿Cuáles son los aspectos regulatorios que más preocupan o deben mejorarse en su región?

 José Antonio Eleta, presidente de la Región Centroamericana y Caribe de FIDESJosé Antonio Eleta.- En algunos países preocupa que el marco legal y regulatorio no conciba o defina claramente al seguro privado como eso; una actividad privada, de carácter mercantil. En otros países, vemos entes reguladores imponiendo regulaciones excesivas en nombre de la protección al consumidor, aun cuando la evidencia indique que la actividad aseguradora es de tremendo beneficio a la población y el Estado, y no fuente de abuso. La combinación en menor o mayor medida de esas dos realidades tiene como resultado que la industria aseguradora sea impedida o inhibida de desarrollar su potencial a fondo.

‘A.A.A.L.’.- ¿Harían falta incentivos fiscales y medidas legales para el desarrollo del Seguro en su región? ¿Cuáles?

José Antonio Eleta.- Cuando el Estado se ve obligado a desviar partidas presupuestarias previamente destinadas a realizar obras o atender diversas necesidades, para atender a los afectados de catástrofes naturales, el Gobierno se aparta de la senda del desarrollo planificado, sacrificando la atención del resto de la sociedad.
Por el contrario, cuando la población está asegurada y el propio Estado administra sus riesgos profesionalmente, el costo de las catástrofes es asumido por el mecanismo asegurador nacional y reasegurador mundial, lo que permite que se siga adelante con la ejecución presupuestaria y la persecución de metas nacionales. En ese orden de ideas, somos fieles creyentes que se debe considerar la adopción de dos medidas importantes: la primera, consistente en el aseguramiento de los bienes e infraestructura estatal y, la otra, proporcionar incentivos fiscales a la contratación del seguro privado por parte de la población.

“Necesitamos que nuestros entes reguladores se conviertan en promotores del acceso masivo al Seguro”

‘A.A.A.L.’.- ¿Cómo ve la cultura aseguradora y financiera en su región? ¿Qué se debería hacer para su desarrollo?

José Antonio Eleta.- No existe, en el Seguro, mejor herramienta de promoción de la cultura de aseguramiento que conocer a un amigo, familiar o vecino que, ante un accidente o infortunio, tuvo acceso a la indemnización de un seguro que le permitió ponerse en pie. En la región no contamos con una cultura aseguradora o financiera, pero creo que la mejor manera de implantar dicha cultura es con el ejemplo, por medio del acceso fácil y eficiente al Seguro por parte de las grandes mayorías de nuestra población.

‘A.A.A.L.’.- ¿Qué acciones se deberían llevar a cabo para el impulso de los seguros inclusivos?

José Antonio Eleta.- Necesitamos que nuestros entes reguladores, en primera instancia, se conviertan en promotores, impulsores, abanderados, del acceso masivo al Seguro. Cuando eso ocurra, y dejen de percibirnos como una actividad riesgosa y no como lo que somos, una actividad de mitigación y administración del riesgo, la iniciativa privada florecerá y él índice de penetración del Seguro se multiplicará.

“FIDES permite que se valore justamente al mecanismo asegurador”

Fides Centroamérica y Caribe

‘A.A.A.L.’.- ¿Qué aporta la pertenencia a FIDES? ¿Cuáles son los servicios que más se utilizan y valoran en su región? ¿Cuál es el papel que cree debe desempeñar la Federación en el contexto del Seguro en la zona?

José Antonio Eleta.- FIDES es una organización que permite intercambiar experiencia y trabajar unidos para impulsar eficazmente al Seguro privado en nuestra región y para que se valore justamente al mecanismo asegurador, como fuente de estabilidad e impulsor de la prosperidad de todas las sociedades en las que opera, sin excepción. Pertenecer a una organización con ese fin es de suma importancia para hacer lo propio en el contexto nacional o local, con la ayuda del conocimiento internacional más avanzado.

Hemos hecho uso frecuente del mecanismo de consultas y educación por medio de sus conferencias, así como la intervención de expertos facilitados por FIDES en importantes debates.

‘A.A.A.L.’.- ¿Se valora suficientemente a FIDES por parte de las autoridades y Administraciones de control y supervisión?

José Antonio Eleta.- Creo que hay un trabajo que hacer con el objetivo de elevar el perfil, pero ello depende mucho de la utilización que haga de FIDES cada asociación nacional. En nuestra experiencia panameña, FIDES ha hecho cuanto hemos requerido de ella siempre, y con un grado de efectividad y oportunidad muy alto.