El crecimiento económico que está experimentando la economía peruana es una oportunidad para fomentar la formalización de trabajadores en el sistema de pensiones. Así lo cree el presidente ejecutivo de SURA, Andrés Castro, quien también afirma que es una oportunidad para crear productos básicos que faciliten el acceso al sistema de la población de menores recursos. El directivo considera que los productos de hoy no están incentivando la realización de aportes para la jubilación, ya sea los de reparto o los contributivos.
La misma opinión es la que argumenta el economista Pablo Secada. Indica que “no se está propiciando ni los mecanismos ni la infraestructura para que aquellos que actualmente no contribuyen a un sistema pensionario lo hagan”.

Hoy en día, en Perú los aportes voluntarios apenas superan los 300 millones de soles (105,9 millones de dólares), según reconoce el presidente de las AFP, Luis Valdivieso. Hay que recordar que en el sistema de reparto peruano únicamente perciben una pensión las personas que hayan aportado durante 20 años y, además, el dinero no se puede retirar. La población activa del país es de 15 millones, de los que 5,4 están ya afiliados, aunque únicamente 2,4 millones aportan de manera regular.

CREACIÓN DE UN SISTEMA PARA MENOS RECURSOS

El directivo de SURA ha propuesto la creación de un sistema contributivo al que se dirija la población de menos recursos, de manera que al final de su vida laboral pueda tramitárseles una pensión sin tener que reunir un tiempo mínimo de aportes. Anotó que “sólo aquellos que están en situación de indigencia deben quedarse en el pilar solidario, garantizado por el Gobierno mediante Pensión 65”.