“En 2016 va a depender de lo que ocurra con el PBI. Las dos principales coberturas del seguro argentino son Automotores y Riesgos del Trabajo. Nuestro sector también va a depender de cómo evolucione la industria automotriz, la producción y venta de automotores y el nivel de empleo y de salario real. Tenemos posibilidades de crecimiento si consideramos que tenemos alrededor de un 20% de automotores sin seguros”, subraya Francisco Astelarra, presidente de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS).
En una entrevista para el diario ‘Cronista’, Astelarra hace un balance sobre la primera mitad del año: “En los balances cerrados a marzo, se ve un crecimiento de la actividad en patrimoniales, de acuerdo a la SSN, por encima del nivel de precios. En materia de resultados, Patrimoniales se caracteriza por seguir dando una pérdida en resultado técnico y resultado financiero positivo. El resultado financiero va siendo cada vez menor en relación al resultado técnico: estamos teniendo cada vez menos resultado financiero para ir paleando el resultado técnico. Ahora, si uno hace un ejercicio de estimación de balance ajustado por inflación, a marzo de 2015, las firmas de seguros Patrimoniales hubiesen tenido un resultado negativo. Si bien en valores nominales los resultados son positivos, en reales es negativo”.

La inflación, un tema “complicado”

Preguntado sobre la inflación, asevera que “es un tema complicado. La inflación nos preocupa porque nos incrementa la siniestralidad, por un lado y nos dificulta toda la gestión aseguradora, dado que tenemos que empezar a mantener las sumas aseguradas y genera una revisión permanente.

¿Es un disparador del infraseguro? Para Astelarra la falta de repuestos era uno de los temas de agenda el año pasado. ¿Sigue siendo así? “Este año tenemos el mismo problema. Se nota un incremento en robos de neumáticos con todos los problemas que acarrea la reposición de los repuestos. Seguimos viendo problemas de provisión de repuestos. Tenemos un encarecimiento de la siniestralidad para daños de vehículos por repuestos y por mano de obra. En síntesis: la actividad a marzo creció. La utilidad final nominal fue positiva. Pero, si los balances se ajustan de acuerdo a inflación, hubiéramos tenido pérdidas en términos reales”.