El miércoles y jueves de la pasada semana, delegaciones del Consejo General y de ADECOSE, representadas por sus presidentes, José Mª Campabadal y Martín Navaz, participaron en la reunión semestral de BIPAR que tuvo lugar en Bruselas, a la que también acudieron el resto de las asociaciones europeas integrantes de la Federación.

En ella se debatió en profundidad el estado de la tramitación de la IMD II, en el contexto de la reciente publicación del  Informe de la Comisión de Asuntos Monetarios y Económicos (ECON) del Parlamento Europeo, así como los procesos de MIFID II y PRIPS. Intervinieron en este sentido un elenco de representantes clave de las instituciones europeas implicadas en la tramitación de la IMD II, MIFID II y PRIPS, como los europarlamentarios, Jean Paul Gauzès y Olle Schmidt, pertenecientes a las Comisiones involucradas en su tramitación en el Parlamento Europeo; Anna Kadar, Katarina Melichercikova y María Teresa Fábregas, pertenecientes a distintas áreas de la Dirección de Mercado Interior y Servicios de la Comisión Europea; o el Coordinador del equipo en protección al consumidor e innovación financiera de la Autoridad Supervisora (EIOPA), David Cowan.

El texto de la IMD II todavía podría verse sujeto a modificaciones significativas y es también incierta su fecha de adopción, no obstante, ADECOSE y CONSEJO, junto a BIPAR, consideran positivo el contenido del Informe de ECON en el sentido de que “equilibra de mejor manera, respecto de la propuesta de la Comisión Europea, la protección al consumidor con las obligaciones que deben exigirse a los mediadores para garantizar dicha protección, en una clara muestra de que el trabajo realizado a lo largo de los últimos años ha calado en los europarlamentarios”.

REMUNERACIÓN Y FORMACIÓN

Entre otros aspectos destacados del informe, el comunicado de prensa subraya que “se elimina para los intermediarios de seguros las referencias a la revelación de la base y el importe de su remuneración, si bien se abre la puerta a que la Autoridad Supervisora Europea (EIOPA) publique directrices antes del final de 2015 en relación con los conflictos de interés y la información cuantitativa que haya que proporcionar al consumidor”. También preocupa que “se obligue a realizar 200 horas en cinco años a los empleados, lo que se considera desproporcionado en relación con otras normativas comunitarias del ámbito financiero, así como que se obligue a proporcionar al cliente información detallada en los ramos de No Vida sobre el seguro que se vende a través de un documento estándar, lo que se considera igualmente excesivo”.

Por todo ello, CONSEJO y ADECOSE –que adelantan que en breve convocarán al resto de organizaciones del sector para explicarles la situación actual del proceso– afirman que “seguirán trabajando de manera coordinada con BIPAR para hacer llegar a los europarlamentarios sus propuestas de modificación, de aquellos aspectos que consideran que deben de enmendarse, para que la sesión plenaria del Parlamento Europeo que votará la IMDII los tome en consideración”.