La nueva Norma Internacional de Información Financiera (IFRS 17) proporcionará una mejor comprensión del rendimiento de la suscripción y permitir que se establezcan comparaciones entre aseguradoras, según afirma A.M. Best en un reciente informe. En él, señala que el nuevo estándar contable tiene como objetivo aportar “consistencia y comparabilidad en todo el mundo y es probable que proporcionen una mayor granularidad”.

  • Tras un largo período de preparación y debate, la norma se publicó el 18 de mayo de 2017 y entró en vigor el 1 de enero de 2021. Sin embargo, en opinión de A.M. Best, “esto deja a las aseguradoras con un período de preparación relativamente corto, ya que también tienen que proporcionar cifras comparativas para el año anterior (2020) y ya ha habido peticiones de aplazamiento de su fecha de aplicación”.

    Aunque se impondrá un modelo básico que es aplicable a todas las jurisdicciones para las aseguradoras que informan bajo normas IFRS, la agencia anticipa que todavía habrá algunos problemas de comparabilidad, especialmente cuando se introduzca la norma por primera vez. “Es probable que haya algunas áreas de interpretación, como la determinación de las tasas de descuento y los criterios en los que se basará la segmentación de los negocios”, detalla la firma que, no obstante, considera que con el tiempo estos enfoques converjan y ayuden a la comparabilidad.

    Sin impacto esperado en las calificaciones

    “Las empresas tendrán que diferenciar claramente entre los beneficios de los seguros y los de las inversiones, lo que proporcionará indicadores clave adicionales para medir el rendimiento de los negocios a largo plazo”, explica Carlos Wong-Fupuy, director senior de A.M. Best. “Serán más fácilmente identificables las situaciones particulares en las que las líneas de productos deficitarios debiliten posiciones empresariales aparentemente sólidas. Una información más detallada puede ayudar a determinar las prácticas de gestión integral de riesgos de las (re)aseguradoras”, añade.

    La agencia afirma que es poco probable que se produzca un impacto significativo inmediato en las empresas calificadas en un mundo posterior a la IFRS 17. Se reducirá al mínimo el impacto en las calificaciones de cualquier componente de volatilidad atribuible exclusivamente al desajuste contable.


    Las aseguradoras ven en las nuevas normas contables una oportunidad para transformar su negocio

    Las grandes aseguradoras han intensificado sus preparativos para las nuevas normas contables de seguros instrumentos financieros), mientras que las pequeñas se han quedado aún más rezagadas en estas cuestiones, según un informe de KPMG International. Concretamente, el 67% de los grupos de seguros con primas de más de 10.000 millones de dólares (8.500 millones de euros) en primas encuestados se encuentran en la fase de diseño o implantación de la NIIF 17, y una cifra casi similar, el 64%, en un estadio similar en lo que respecta a la NIIF 9.

    Por comparación, entre las aseguradoras más pequeñas (con primas inferiores a 1.000 millones / 850 millones de euros), únicamente el 10% y el 25% han puesto en marcha el diseño o la implantación de las NIIF 17 y 9, respectivamente.

    El 90% de las aseguradoras afirma que prevén dificultades a la hora de contratar suficiente personal capacitado para realizar el trabajo, y la mitad de ellas están preocupadas por lograr el presupuesto necesario.

    “Irónicamente, estamos observando que las organizaciones que llevan más avanzados sus proyectos son las que más presión de tiempo notan”, comenta Mary Trussell, responsable global de Insurance Change de la firma. “Cuanto más hacen, más notan lo complicado que va a ser la implantación de las nuevas normas. Sea cual sea el resultado de las peticiones de más deliberación sobre temas de la NIIF 17, queda mucho por hacer y ninguna aseguradora puede dormirse en los laureles en lo que respecta a su labor de implantación. En el caso de pequeñas aseguradoras que menos preparativos han realizado, deben comprometerse y ponerse en marcha urgentemente”.

    Casi la totalidad de aseguradoras consultadas, el 97%, considera la implantación de las nuevas normas NIIF una oportunidad para transformar su negocio, haciendo hincapié en la optimización de procesos (identificada por el 77%), mejora del proceso actuarial (65%) y modernización del sistema (58%). “Las nuevas normas permiten a las aseguradoras mirar con nuevos ojos sus estrategias y sus procesos financieros y actuariales. La transición puede ser un catalizador para la innovación y para desarrollar a los profesionales y los líderes emergentes”, valora Antonio Lechuga, socio responsable de Seguros de KPMG en España.