Las estimaciones de la industria aseguradora chilena señalan que cerca de un millón de chilenos podrían estar interesados en la hipoteca inversa. Este instrumento se basa en que un jubilado entregue en hipoteca su vivienda a una entidad de seguros a cambio de recibir una cuota mensual hasta su fallecimiento. La iniciativa cuenta con el apoyo d la Asociación de Aseguradores de Chile.
Jorge Claude, vicepresidente ejecutivo de la Asociación, ha señalado que “es algo que vale la pena estudiar más a fondo”; advirtió también que “este mayor ingreso sería con la garantía de la casa, lo cual afectaría a los herederos”. Reconoció que este instrumento permitiría a los adultos mayores contar con un mayor ingreso si disponen un capital inmovilizado sin que abandonaran su hogar. Agregó también que el sector “está a disposición de la autoridad para estudiar los aspectos formales” para poner la idea en marcha.

Por su parte, el vicepresidente de Cajas de Chile, Eusebio Pérez, ha afirmado que el proyecto resulta “atractivo”, pero subrayó que se necesita una regulación adecuada: “las cajas tenemos incorporados a un millón y medio de pensionados como afiliados y como entidades reguladas por la Superintendencia de Seguridad Social podemos ofrecer garantías suficientes para que las personas no sean engañadas al transferir su vivienda”, aseveró. Se trata, concluyó, de “garantizar el flujo de ingresos acordado, además de los seguros necesarios”.

La economista Cecilia Fuentes reconoció que “hoy existe un escenario propicio para impulsar esta iniciativa”.