El gran crecimiento de los entornos abiertos e interconectados que requiere la transformación digital de las organizaciones, junto con la actual sofisticación y focalización de los ciberataques así como el fortalecimiento de las regulaciones como GDPR (General Data Protection Regulation), hacen de la ciberseguridad un aspecto crítico para los negocios en un mundo competitivo, y como tal, es una prioridad en la agenda del CEO.