El Laboratorio de la Fundación Alternativas, organización próxima al PSOE, ha elaborado un informe ‘Análisis y propuestas para la regeneración de la sanidad pública en España’ en el que plantea el fin del ‘modelo MUFACE’ y “eliminar las desgravaciones fiscales por la contratación personal, o por las empresas para sus trabajadores, de seguros de asistencia sanitaria privada”.

En concreto, en su capítulo sobre el derecho a la protección sanitaria en España, pide “integrar en un plazo fijado todos los sistemas públicos de protección sanitaria en un sistema único basado en la condición de ciudadanía española, suprimiendo a los efectos sanitarios las Mutualidades de Funcionarios (MUFACE, MUGEJU e ISFAS) y los sistemas de protección que existen para grupos otros profesionales específicos. La integración debe conllevar el traspaso de los fondos públicos con los que se mantienen esos sistemas a un fondo único de financiación sanitaria general”. Como medida transitoria para facilitar la integración, en el informe se propone “traspasar en un primer plazo los órganos que llevan a cabo la gestión de los sistemas diferenciados a los que se hace referencia en el mismo al Ministerio de Sanidad”.

Los resultados del mantenimiento de esas formas distintas de proporcionar la asistencia sanitaria a distintos grupos de ciudadanos llevan, según los autores del informe, al “mantenimiento de niveles y ámbitos materiales de protección diferentes para colectivos distintos (la parte más importante de estas diferencias es la que existe en el acceso a la asistencia sanitaria especializada, la más costosa y la más demandada, a la que unos u otros sistemas organizativos establecidos de manera distinta para colectivos concretos facilita el acceso a la atención a través de los medios privados, evitando las listas de espera, que son uno de los aspectos más criticados del SNS)”. Además, insisten, “la viabilidad económica de estos sistemas de protección diferenciados está, por otra parte, por sus propias características económicas citadas, cada vez más puesta en cuestión”.

Por contraste, comentan, “estos sistemas específicos constituyen para las aseguradoras privadas que participan en su gestión el modelo a imitar y generalizar para garantizar la protección al conjunto de la población. Algo que, por su propia naturaleza y por sus costes, además de por las limitaciones territoriales de que adolece la red de atención sanitaria privada en España, resulta un horizonte de imposible realización”.

“Actitud muy agresiva” de la iniciativa privada para penetrar en el Sistema Nacional de Salud

En la presentación de este informe, coordinado por el cardiólogo Javier Rey y en el que han participado 12 expertos en gestión y profesionalismo sanitario, Rey alertó sobre la “actitud muy agresiva” de la iniciativa privada para penetrar en el Sistema Nacional de Salud (SNS), como nueva fuente de negocio, por lo que aboga para que “la gestión sanitaria vuelva a depender del Ministerio de Sanidad” porque en estos momentos la “protección sanitaria es desigual para grupos de la población española, no solo entre población inmigrante”, y así se está rompiendo el principio de igualdad y equidad dentro del SNS.

Informe ‘Análisis y propuestas para la regeneración de la sanidad pública en España’