protesta en la calle

Las crisis ocasionadas por los riesgos geopolíticos se han convertido en una de las principales causas de pérdida para las grandes compañías globales y europeas, según advierte en su último informe Willis Towers Watson. 

  • Durante el último año, más del 55% por ciento de las organizaciones con más de mil millones, se han enfrentado a una pérdida media de más de 100 millones de dólares por riesgos políticos.

    El estudio, elaborado en colaboración con la consultora Oxford Analytica, revela también la creciente exposición de los mercados emergentes ante los riegos geopolíticos y cómo esta se ha agudizado en aquellos países sensibles a las crisis, como pueden ser Turquía o Argentina.

    En el estudio han participado representantes de más de 40 empresas líderes a nivel mundial de diferentes sectores. En torno al 60% de ellas afirmó que los niveles de riesgo han aumentado desde el año pasado, reflejo del cual más del 70% reconoció haber disminuido las operaciones en algún país debido a estas causas. Las regiones donde más pérdidas han registrado las empresas han sido Rusia y Vietnam, si bien la mayor reducción de inversiones se ha producido en Nigeria, Irán, Venezuela y Rusia. En cuanto a las causas de estas decisiones, el análisis refleja que las pérdidas relacionadas con la transferencia de divisas (60%), la violencia y revueltas políticas (48%) y los embargos sobre importación y exportación (40%) han sido las más comunes. Sin embargo, las principales amenazas geopolíticas están íntimamente ligadas a Estados Unidos: tanto la política de sanciones establecida por el país americano, como la crisis de los mercados emergentes o el proteccionismo.

    “En Europa, las principales amenazas crecientes que pueden afectar a las empresas son el populismo, el nacionalismo y la cercanía física y comercial a los mercados emergentes europeos o africanos”, afirma Bosco Parias, Head of Surety & Political Risk de Willis Towers Watson. En el caso de España, con un tejido empresarial muy ligado al sector servicios, se debería tener prevista cualquier contingencia geopolítica que pueda surgir del entorno. Esta necesidad de prevención se apoya en una de las conclusiones del informe que muestra que más del 70% de las empresas reconoce tener una inversión planificada con alto porcentaje de sensibilidad al riesgo geopolítico.