Las perspectivas del seguro brasileño se mantendrán estables, según afirma Moody ‘s Investors en uno de sus últimos informes. Ello refleja la expectativa de la agencia de que las condiciones crediticias actuales, que son fundamentales en el mercado, se mantendrán durante los próximos 12 a 18 meses. “Esperamos que, a pesar de la desaceleración del crecimiento que en los últimos años vive el país, la expansión a largo plazo de la clase media continúe apoyando el aumento de la demanda de productos de seguros”, apunta Diego Kashiwakura, vicepresidente y analista senior de la firma y autor del informe.
El mercado de seguros de Brasil ha crecido de manera constante y significativa en los últimos años, sobre todo gracias a la expansión de la clase media del país, reitera el informe. Recuerda que el país representa la mayor economía y el mercado asegurador más grande de Latinoamérica. No obstante, recuerda la agencia, la tasa de penetración del sector respecto al PIB sigue siendo baja, situándose en torno al 4%, lo que indica que “todavía tiene un amplio margen para crecer”. Y es que, se indica, “la calidad de activos es adecuada pero aún podría mejorar, aunque las empresas todavía tendrán que lidiar con el riesgo de concentración en relación a sus grandes tenencias de títulos públicos brasileños (Baa2 estable).

Sin embargo, la suficiencia de capital y la rentabilidad son sólidas, tanto para las compañías de No Vida como para el seguro de Vida”, revelan desde Moody’s. Mientras tanto, se constata asimismo, la competencia de precios continuará presionando la rentabilidad de las entidades de Seguros Generales. Sin embargo, las actuales tasas de interés, de un 11%, ayudarán a fortalecer los ingresos netos de las inversiones y, en consecuencia, la rentabilidad, se apunta.

Requisitos de capital y solvencia

Por último, desde la agencia se hace hincapié en que el flujo de capital sigue aumentando. “El regulador brasileño ha ampliado su vigilancia y ha incorporado más requerimientos de capital basados en el riesgo para las aseguradoras, lo que ha ayudado a reforzar los requisitos de capital y mejorar la solvencia”, señala Kashiwakura. Sin embargo, algunas aseguradoras más pequeñas, especialmente aquellas con menos capital, pueden encontrar dificultades para elevar el capital adicional necesario para mantener los márgenes de solvencia por encima de los requerimientos regulatorios.