Este pasado lunes, Parlamento Europeo, Consejo y Comisión alcanzaron un acuerdo en el diálogo a tres bandas (trílogo) sobre el Reglamento de productos minoritas empaquetados de inversión y seguros (PRIIPs). Desde Insurance Europe se da la bienvenida a la exclusión de los productos de pensiones del ámbito de aplicación de este reglamento. “Los productos de pensiones no son ni productos de inversión ni son comparable a ellos, porque son comprados específicamente para proporcionar un ingreso para la jubilación. Por lo tanto, los consumidores necesitan información personalizada para tomar decisiones informadas sobre qué producto de pensiones adquieren”, reza el comunicado emitido por la federación paneuropea.
“Los productos de pensiones no son ni productos de inversión ni son comparable a ellos, porque son comprados específicamente para proporcionar un ingreso para la jubilación. Por lo tanto, los consumidores necesitan información personalizada para tomar decisiones informadas sobre qué producto de pensiones adquieren”, reza el comunicado emitido por la federación paneuropea.

Insurance Europe apoya “firmemente” un nivel elevado de protección de los consumidores y cree que “la mejora de la información proporcionada a los consumidores es la clave”. “Queda por verse si el Reglamento definitivo de los PRIIPs, según lo acordado por las tres partes, cumplirá con este objetivo”, se apunta.

RIESGO DE CONFUNFIR AL CLIENTE

El estandarizado ‘Documento de Información Clave’, tal como se propone en el Reglamento, “debe ser una herramienta útil para capacitar a los consumidores, ya que les permite comparar los productos de inversión de manera más eficaz”. Sin embargo, se apunta desde la federación, no debe ser visto simplemente con más información, sino más bien como “una mejor información a los consumidores”.

En todo caso, Insurance Europe expresa cierta preocupación por la duplicación de requisitos de información que supondrá Solvencia II y el Reglamento PRIIPs, y la sobrecarga de información resultante para los consumidores. “Esta duplicación de la información va a confundir a los consumidores, en lugar de simplificar sus decisiones de compra”, se advierte.