La Dirección General de Seguros y Pensiones ha pedido a las aseguradoras que le envíen un informe con la estrategia de inversión puesta en marcha para afrontar la situación creada por el persistente entorno de bajos tipos de interés. El plazo para recibir esta inforamción finalizó en junio.
La petición, que se realiza a iniciativa propia de la DGSFP, dentro de la actividad supervisora habitua, busca conocer el alcance de la caída de tipos en la cuenta de resultados de las entidades. El supervisor quiere saber las previsiones de las firmas en diferentes escenarios temporales y de intensidad en las bajadas de tipos.

Por otro lado, el órgano de control tiene ya disponibles en su sede electrónica los nuevos procedimientos para la solicitud y tramitación de autorizaciones a que refiere el artículo 308 bis de la Directiva 2009/138/CE, cuyo periodo de solicitud se inició ayer, 1 de julio.

A.M. Best: “La solvencia de las aseguradoras de Vida, bajo presión por los bajos tipos de interés”

El actual entorno de tipos de interés ya está poniendo a prueba a las aseguradoras europeas de Vida y un continuado período de bajos tipos puede crear una importante presión sobre la solvencia de algunas entidades. Aunque las compañías más grandes están actualmente suficientemente capitalizadas y tienen carteras diversificadas capaces de soportar estos tipos artificialmente bajos, las compañías de Vida más pequeñas y las de nicho pueden no ser capaces de soportar por un período prolongado los bajos rendimientos.

En su último informe, A.M. Best señala que si bien las medidas adoptadas por los bancos centrales de Europa, Estados Unidos y Japón han proporcionado estabilidad a los mercados de capital en los últimos años, “las políticas monetarias a nivel mundial han creado tipos de interés artificialmente bajos que se espera que se mantenga en estos niveles mientras los reguladores han fijado nuevas iniciativas para estimular las economías estancadas a través de la flexibilización cuantitativa”.

En el pasado, prosigue la agencia, las aseguradoras gestionaban los márgenes de suscripción técnica, ya que disfrutaban de “saludables” rentabilidades para sus inversiones. “Hoy en día crece la presión para actuar con cautela y las entidades se centran en una suscripción rentable para compensar los débiles retornos de las inversiones o, en un escenario más extremo, pérdidas”, indica.

El informe analiza cómo este entorno afecta a los distintos mercados. En Reino Unido (el mayor mercado de la Vida de Europa), las carteras de productos de ahorro garantizados son relativamente pequeñas. Mientras que las aseguradoras de Vida de España e Italia no son inmunes a los efectos de las caídas en los rendimientos, los productos de ahorro ofrecidos tienden a ser de corta duración.

Igualmente, en Francia, las aseguradoras han estado reduciendo los tipos de sus productos. En cuanto a las compañías de Vida alemanas, “se enfrentan a una situación particularmente difícil como consecuencia de los rendimientos de los bonos públicos extremadamente bajos”, concluye el informe.

No es la primera vez que se advierte de estos riesgos para las aseguradoras de Vida. Instituciones como el FMI o la OCDE, y el resto de agencias de calificación, como Moody’s o A.M. Best, han señalado en diferentes ocasiones los retos que para las compañías tiene el actual entorno de tipos de interés.