MAPFRE ha logrado en los tres primeros meses del año un beneficio antes de impuestos de 459 millones de euros, lo que representa un incremento del 4,7% respecto al mismo periodo de 2014, mientras que el beneficio atribuible se situó en 201,4 millones, un 8% menos, debido a un crecimiento relativamente mayor de los beneficios de aquellos negocios que la sociedad comparte con socios externos, según informó ayer el grupo.
Los ingresos en el trimestre ascendieron a 7.515 millones, un 8,9% más, con un alza en primas del 2,6%, hasta 6.114 millones. La Unidad de Seguros aporta primas de 5.217 millones (con un beneficio neto que se ha situado en 157 millones), mientras que las primas de la Unidad de Reaseguros quedan en 934 millones (+5,4%), con un resultado neto de este negocio que ha ascendido a 49 millones (+12%). Por su parte, la Unidad de Riesgos Globales ha registrado un volumen de primas de 236 millones y un beneficio neto de 18 millones de euros, mientras que los ingresos de la Unidad de Asistencia, Servicios y Riesgos Especiales fueron de 329 millones, con un beneficio neto de 3 millones de euros.

Impactos por Venezuela y nevadas en Estados Unidos

De las cuentas presentadas esta misma por el grupo, cabe destacar la decisión de MAPFRE de aplicar a partir del 31 de marzo en sus cuentas en Venezuela el tipo de cambio SIMADI (Sistema Marginal de Divisas Venezuela, que supone una devaluación de más del 90% con respecto al tipo de cambio al que venía contabilizando anteriormente su filial venezolana), lo que representa una disminución de los fondos propios de 266 millones de euros. A pesar de ello, matiza en su comunicado, los fondos propios se situaron en 9.338 millones, lo que supone un aumento interanual del 14,6%, y los activos totales se incrementaron en los últimos doce meses un 16,5%, hasta 70.651 millones.

Asimismo, el ratio combinado se ha visto marcado por las pérdidas excepcionales derivadas de las fuertes nevadas ocurridas en febrero en Estados Unidos (que han añadido 2,6 puntos porcentuales) y por el repunte de la frecuencia siniestral en varios mercados, lo que finalmente eleva el ratio al 98,8% (95,6% en marzo de 2014). Sin el efecto de Estados Unidos, el ratio combinado habría sido de 96,2%.

Consulte las principales magnitudes consolidadas de MAPFRE, en este vínculo.