Según Tecnocom

El mundo del seguro vive un proceso de transformación donde la conectividad es el principal factor disruptivo. De hecho, en los últimos cinco años las aseguradoras han invertido más de 160.000 millones de euros en el mundo Insurtech, superando los 1.000 millones en los dos últimos años. En España, solo en 2016, las aseguradoras han invertido en esta transformación 16 millones de euros, un 1% del total global, impulsando el cambio al invertir en innovación y acercándose al ecosistema Insurtech para colaborar activamente con ellos.

“La tecnología ha entrado de lleno en el mundo del seguro, que está inmerso en un viaje de disrupción imparable”, señala Carlos Tristán, director responsable del sector Seguros de Tecnocom. De acuerdo a la multinacional española, las tecnologías están soportando la transformación del seguro con una tendencia dominante del Insurance Connected, especialmente en No Vida.

 

El futuro de Vida: seguros bajo demanda, particularización del riesgo y coberturas financieras

Pero esta disrupción llegará en breve al negocio de Vida e incorporará las tendencias tecnológicas. En esta disrupción de la tecnología en el negocio de Vida influirán tres factores: el contexto social y demográfico, el contexto económico y los nuevos modelos de colaboración.

El primero -el contexto social y demográfico-, estará definido por el mayor envejecimiento de la sociedad, el aumento de la esperanza de vida, el decrecimiento del número de nacimientos e individuos en el entorno familiar y el incremento de la preocupación por mantener calidad de vida sana y saludable. El segundo factor estará definido por una situación de mercados con bajos tipos de interés e incertidumbre geopolítica, la recuperación del consumo, la mayor flexibilización del mercado laboral y la regulación en el ámbito de ahorro. Y sobre el tercer factor, los modelos de colaboración, destacan la aparición de modelos de negocio P2P, el cambio cultural respecto a la propiedad. (Uber, car&go, Airbnb, blablacar…) y la mayor demanda de servicios versus producto.

La disrupción en la industria del seguro es una realidad, un mercado que mueve una gran cantidad de recurso económicos y cuya vocación es la protección de las personas, “un océano por conquistar – concluye Carlos Tristán- para los nuevos actores con ADN tecnológico y con visión diferente (Insurtech) y una oportunidad para las compañías aseguradoras, expertas en la gestión de riesgos, para colaborar y liderar el cambio”.