El entorno actual del mercado está marcado por los bajos tipos de interés y la continua expansión del capital alternativo. La volatilidad en los mercados de alto crecimiento y el desarrollo consolidado de la industria están presentando unos desafíos adicionales, pero también oportunidades. Mirando hacia el futuro, la tendencia de las nuevas tecnologías será la de irrumpir en el mercado (re) asegurador, lo que se espera que tengan un impacto en todas las partes de la cadena de valor del seguro.

Esta es una de las ideas que SWISS RE desarrollará hoy en el Rendez-Vous de Montecarlo. El impacto de las nuevas tecnologías será visible en la suscripción, de la entrega de los productos y en cómo los consumidores comprarán los seguros en el futuro. A la vez, numerosos países, compañías e individuos estarán infraasegurados en sus principales riesgos, lo que requerirá un esfuerzo extra de toda la industria para reducir esta brecha de protección.

“Vamos a centrarnos en la cuestión fundamental de cómo el (rea)seguro puede seguir creando valor en medio de las actuales condiciones cambiantes del mercado”, señala Michel M. Liès, CEO de SWISS RE GROUP. A lo que añade: “El potencial de pérdidas económicas por desastres naturales y otros riesgos están creciendo cada año mientras que la cuota del seguro no va en aumento. Nuestra industria tiene la capacidad y un conocimiento único para evaluar y cuantificar los riesgos a través de muchas áreas. Utilicemos este potencial para ampliar el alcance actual de los seguros trabajando juntos”.

Por otro lado, de cara al futuro, SWISS RE espera que los niveles de precios se estabilicen en muchas líneas de negocio. A largo plazo, además, se espera que la demanda de capacidad de catástrofes naturales siga en aumento.

Generar crecimiento a través de la reducción de la brecha de protección

El desarrollo económico y la urbanización en curso en zonas muy expuestas al riesgo son dos de los factores más importantes que impulsan la creciente demanda de capacidad de catástrofes naturales, según el grupo suizo. Sin embargo, alerta que todavía hay una gran proporción de activos del mundo que se encuentran sin seguro. Abordar esta cuestión en todas las líneas de negocio va a ser uno de los mayores retos de cara al futuro, pero también una de las áreas más importantes de crecimiento para la industria.

Tal y como se avanza, el horizonte de avances tecnológicos tiene el potencial de cambiar y alterar toda la cadena de valor del seguro. La tecnología cambia la forma de hacer negocios, los viajes o de manejar la salud, pero también va a cambiar la forma en la que las personas evalúan sus finanzas. La informática inteligente y las tecnologías móviles están ganando confianza en los consumidores y están influyendo en las decisiones financieras de compra, se matiza. Las aseguradoras tienen la oportunidad de utilizar la tecnología para acercar el seguro a la gente y de esta manera también se ayuda a reducir las diferencias de protección en las líneas de seguros personales, concluye SWISS RE.

Para Christian Mumenthaler, CEO de Reaseguros de la reaseguradora, “la tecnología va a crear nuevos grupos de riesgo y, al mismo tiempo, cambiará la forma en la que evaluamos los existentes. Hoy ya estamos trabajando con nuestros socios y clientes para hacer frente a estos retos de futuros y a estas oportunidades”.