La Asociación de Aseguradores de Chile (AACH) y la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI) han suscrito un acuerdo de colaboración conjunta a partir del cual el gremio asegurador pondrá a disposición de la entidad los resultados del Primer ‘Mapa de Riesgo Sísmico y Tsunami’, que considera estudios de microzonificación sismo-geológico, de amenaza sísmica para todo el país y de amenaza de tsunami para 11 ciudades costeras.
Este proyecto consiste de cuatro módulos científicos y uno de integración en una base de datos y herramienta computacional y desarrolló un programa que integró los resultados científicos junto a curvas de fragilidad y vulnerabilidad para edificios, con el objeto de realizar cálculos de máxima pérdida probable para las carteras aseguradoras.

El convenio fue suscrito por el presidente de la AACH, José Manuel Camposano, su vicepresidente, Jorge Claude, y el Director Nacional de ONEMI, Ricardo Toro, permite que, por primera vez en Chile, tanto privados como autoridades públicas cuenten con información territorial sobre riesgos de terremoto y tsunami y comportamiento de los distintos tipos de suelos, señala el comunicado.

Asimismo, este acuerdo permitirá a ONEMI mejorar los mapas de amenaza, mientras que las aseguradoras podrán estimar con mayor precisión los montos de sus reservas catastróficas. Al respecto, el presidente del gremio asegurador sostuvo que “Este convenio formaliza la relación que desde hace años tenemos con este organismo público, con el que hemos colaborado y trabajado en conjunto, poniendo a su disposición nuestra expertise para mejorar las políticas de seguridad”.

Por su parte, Claude destacó el buen desempeño que históricamente han tenidos las compañías de seguros en catástrofes como el 27F, aluviones del norte y erupciones volcánicas, con un trabajo rápido y eficiente, que les ha valido el reconocimiento internacional.

Por último, el director Nacional de ONEMI señaló que “este convenio contribuirá a complementar los levantamientos de información de peligro y vulnerabilidad, permitiendo mejorar los mapas de amenaza de ONEMI y los planes de prevención a través de los programas de simulacros, señalética o planes de emergencia, determinando a su vez el nivel de exposición de infraestructura crítica a fin de implementar obras de mitigación para mejorar la capacidad de resiliencia de las comunidades”. En este ámbito, la autoridad destacó la importancia de la colaboración entre los sectores públicos y privados y sus aportes al trabajo del Estado de Chile, en la gestión del conocimiento asociado a materas de Reducción del Riesgo de Desastres.