Los reguladores globales de seguros tendrán más tiempo de lo planeado para abordar las incertidumbres de la industria aseguradora antes de aplicar normas de capital más estrictas para los grupos más grandes que supervisan.
Según la información adelantada por ‘Bloomberg’, la implementación del conocido como Estándar de Capital de Seguros se retasará alrededor de un año, puesto que los reguladores deben analizar un buen número comentarios que los distintos actores del mercado han realizado en la última ronda de consultas sobre la norma.

“Creo que es un gran alivio en nombre de la industria, ya que siempre dijeron que esta regulación probablemente es demasiada ambiciosa”; indica Felix Hufeld, presidente del Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS). Con el fin de hacer frente a las consecuencias de futuras crisis financieras, la organización acordó en 2013 para crear un estándar global para aseguradoras con actividad internacional, que originalmente planeaba lanzarse en 2016. Tanto la primera como la segunda versión de la norma de capital, que se aplican a unos 45 empresas, se retrasa a 2017 y 2019, según adelanta Hufeld.

Riesgo sistémico

La IAIS está trabajando también en normas de capital para las aseguradoras de importancia sistémica mundial, que exigirá a las compañías implicadas mantener una reserva de capital adicional para cubrir su riesgo sistémico. La duda está ahora en cuál será el calendario para esta norma, una vez que se confirma el retraso en el estándar global.

“El foco principal está en lo que llamamos el negocio de seguros no tradicional, porque los reguladores creen los seguros tradicionales per se no crean riesgo sistémico”, afirma Hufeld. “Se puede agravar el riesgo sistémico, pero no crear un riesgo sistémico”, añade.