El Gobierno ha aprobado el reglamento de la Ley impulsado por el Congreso y con el que se crea la hipoteca inversa. Esta norma permitirá a personas de cualquier edad, pero especialmente a los mayores de 65 años, usar su vivienda como garantía ante una entidad financiera o una aseguradora, para recibir un pago como si fuera una pensión.

  • Según recogen los medios de comunicación del país, la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg) se ha mostrado en contra de esta posibilidad, dado que según Eduardo Morón, titular del gremio, se estaría “desarmando el contrato”. “Hay un tema que nosotros quisimos modificar, pero lamentablemente no se pudo como es la posibilidad que tendrá el cliente de realizar prepagos en cualquier momento”, señaló el directivo.

    Agregó que esta decisión terminará afectando a las compañías de seguros en mayor medida que a los bancos y que a su vez afectará al total de préstamos que será otorgado al beneficiario de la hipoteca inversa. “Cuando se tiene que pagar una pensión, como es en este caso, lo que se tiene son obligaciones hacia delante, deudas que pagar, y lo que hago (como aseguradora) es invertir en activos que me van a dar retornos para cumplir con esas obligaciones, pero si de un momento a otro se rompe el contrato o se prepaga”, remarcó.

    Y es que, según el directivo, la posibilidad del prepago va a generar un menor interés de las aseguradoras debido a que no podrán saber en qué momento el titular de la vivienda podrá desarmar el contrato, tomándose en cuenta que la ley lo faculta “, añadió.

    Por todo ello, Morón buscará modificar esta situación, plasmado en el reglamento, a través del Congreso: “La idea es que exista un periodo inicial en la que no se puedan hacer prepagos. No se estaría impidiendo los prepagos, únicamente se estaría limitando el momento en el cual se pueda dar”, puntualizó.