Las aseguradoras ofrecerán un microseguro para cubrir terremotos y riesgos metereológicos en las viviendas cuyos propietarios poseen escasos ingresos. Según confirmó Luis Álvarez, director de daños y autos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en una entrevista con ‘Reforma’, la intención es que el Gobierno financie una parte de ese seguro y las familias paguen la otra parte.
Según la primera fase de análisis, el producto podría tener una suma asegurada de 15.000 pesos, 20.000 pesos o 30.000 pesos (996,4 dólares, 1.328 dólares y 1.993 dólares) y un costo anual de 1.200, 2.500 o 3.000 pesos (79,71 dólares, 166,08 y 199,3 dólares). Álvarez dijo que el sector asegurador hará una propuesta entre agosto y septiembre al Gobierno en este rubro de daños, en continuidad a una iniciativa similar que plantearon en 2014 y a una reunión que la AMIS tuvo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hace algunas semanas.

El proyecto será mucho más digerible y de fácil implementación, según aseguró Álvarez, por lo que Hacienda sugirió que en la propuesta, la AMIS trabaje con la Secretaría de Gobernación y con protección civil. Recordó que existe el Fondo de Riesgos Catastróficos (Fonden) que paga daños a vivienda en extrema pobreza si hay una catástrofe, pero la población que no está catalogada como extrema pobreza no puede utilizar esta cobertura. Otra de las propuestas es ofrecer coberturas en materia de salud toda vez que 19 millones de personas carecen de productos financieros para cubrir siniestros en esta materia.