“El sector asegurador obtendrá beneficios a largo plazo a partir del ambicioso programa de reformas del Gobierno mexicano, que parece guiar al país por la senda del éxito económico y político transformacional”, según declaró el bufete Kennedys. Para el despacho internacional las firmas de seguros y reaseguros se beneficiarán del crecimiento económico generado por la apertura del sector energético y las históricas reformas en otras industrias.
El gobierno espera que la reforma energética por sí sola potencie el PIB de México en 1% anual para el 2018, lo que aumentará la necesidad de cobertura de seguros en un país donde la penetración del sector alcanza 1,2% frente al 12-13% de otros mercados emergentes como Sudáfrica y Corea del Sur, informa desde ‘BNAmérica’.

A corto plazo, los sectores de seguros y fianzas se ven enfrentados al desafío de adaptarse a la nueva ley de seguros y finanzas, que entra en vigencia en abril del próximo año. La legislación establece un nuevo marco legal y regulatorio para los sectores de seguros y fianzas y México será el primer país del mundo en implementar los requisitos de capital basados en Solvencia II.

De cara al futuro, las demandas de capital podrían llevar a la consolidación del sector y se espera que estas reduzcan la competencia en 5-10%, pero los beneficios a largo plazo serán resultado de ellas, remarca Kennedys. “Una vez superadas las dificultades iniciales de la implementación de la nueva ley de seguros y fianzas -lo que tal vez tarde años- México tendrá una legislación de seguros correctamente establecida que debiera crear seguridad y minimizar los riesgos de litigio para los actores del mercado”, comentó la firma de abogados.

El despacho continua destacando que “si las reformas continúan y las leyes que entrarán en vigencia se aplican correctamente y se implementan en forma justa, es posible que estos cambios posicionen a México como líder en Latinoamérica, más parecido -al menos en cuanto al entorno regulatorio y de negocios- a sus vecinos del norte”.