Memoria Social del Seguro 2015

El litoral mediterráneo -y en concreto provincias como Tarragona, Murcia, Barcelona y Almería- y Madrid son las zonas geográficas con más probabilidad de robo en los hogares, según se desprende del informe ‘Los robos en los hogares en España', elaborado por UNESPA y que se incluye en la nueva edición (la 13ª) de la Memoria Social del Seguro 2015, que se presentó ayer. Se da la circunstancia de que las provincias costeras albergan una gran cantidad de segundas residencias de uso, principalmente, estival. Este hecho concuerda con la existencia de un mayor número de robos en invierno. En cuanto a Madrid, influyen, sin duda, el gran número de viviendas radicadas en la capital.
El trabajo ha tomado como referencia 80.000 robos padecidos por un parque de 10 millones de residencias aseguradas. Para determinar el ratio de probabilidad, se relaciona el número de incidentes con el tamaño del parque de viviendas aseguradas. Así, Tarragona presenta una probabilidad de robo un 65,7% superior a la media nacional, mientras que Madrid queda en el 56% y Murcia en el 44,3%. En el lado opuesto, Navarra, Orense, Palencia, Lugo, Salamanca y Soria presentan ratios de probabilidad de robo un 60% inferior a la media. Todas ellas son, a su vez, provincias de interior. Para una mejor radiografía de los robos en España, el informe presenta también un ratio de gravedad, entendido este como la relación entre el coste del siniestro y el capital asegurado de la póliza. En esta caso, es Orense (82,4% más graves que la media nacional), Murcia (72,3%) y Almería (58,4%) las que presentan un dato más alto. Menos gravedad tienen, por el contrario, Ceuta (-71,3%), Melilla /57,8%), Asturias (41,7%) o Guipúzcoa (-37%). Los riesgos para segundas residencias UNESPA destaca, por otro lado, que los meses de enero, febrero y marzo presentan una mayor propensión a asaltos en las viviendas. Baja, por el contrario, en los periodos estivales, aunque no en el mes de agosto. La razón, según su presidenta, Pilar González de Frutos, es el hecho de que muchas veces los delincuentes asaltan segundas residencias, vacías durante los meses de invierno y, como se observa respecto al área geográfica, habitualmente situadas en zonas costeras, como es la del Mediterráneo. No obstante, la estacionalidad de los robos diverge en cuanto a su gravedad. Diciembre, enero y agosto son, por este orden, los meses que presentan los robos más llamativos. En cuanto a días concretos, el 6 de enero registra los robos más graves (con un porcentaje un 69% superior), mientras que la jornada en la que ocurrieron incidentes que conllevaron el pago de indemnizaciones más baja fue el 15 de julio (-68%). Lunes y viernes son los días con más frecuencia y los fines de semana, menos. Casi 300 millones indemnizados Los robos suponen a las aseguradoras el desembolso de 291 millones de euros al año (ejercicio 2015). Las indemnizaciones van desde los 591 euros pagados por el siniestro más bajo hasta los 300.000 euros, por un robo en Orense. Los datos medios muestran que los robos tienen un coste superior a los 1.500 euros en Murcia, Cataluña, Baleares y Castilla-La Mancha. Las comunidades autónomas donde el robo típico es menos grave son Aragón y Asturias, donde no se llega a los 1.000 euros.

España, entre los países europeos en peor situación para afrontar las tensiones sobre el Estado del Bienestar

Pilar González de Frutos (UNESPA) en un momento de la rueda de prensa de presentación de la Memoria Social del SeguroDentro de la edición de este año de la Memoria Social del Seguro se incluyen otros informes concretos de interés. Por ejemplo, se ha realizado un estudio comparativo sobre la situación de las pensiones en la Unión Europea (UE-15), agrupando los países en tres grupos según su situación para mantener el Estado del Bienestar ante las presiones que sufren los sistemas públicos. Reino Unido, Holanda o los países nórdicos se encuentran entre los que están en una situación óptima. Alemania y Francia figuran en un término medio, mientras que España, “lamentablemente”, según apuntó González de Frutos, está en el nivel de los países en una peor situación, junto con Italia o Grecia. Las tensiones demográficas y la situación laboral explican en buena media el lugar que ocupa España. También se ha analizado en esta edición la capilaridad de la presencia del seguro de Vida por áreas geográficas, observándose que aproximadamente el 15% de los fallecidos en nuestro país dejaron indemnizaciones para sus beneficiarios por tener contratado este tipo de seguro. Entre las Comunidades con mayor porcentaje de personas fallecidas con seguro de Vida, superan el 30% Cantabria, Aragón y Madrid. La mitad de los clientes de Salud genera un gasto de más de 2.000 euros Otras novedades en la edición de este año son el análisis de las prestaciones que las aseguradoras pagan por accidentes de tráfico (casi la mitad se corresponden a urgencias sin ingresos) o la distribución de los clientes de Salud según su morbilidad. Se observa, en ese sentido, que aproximadamente la mitad de los asegurados en el seguro libre de Salud (excluidos los funcionarios) han generado un gasto anual al sector superior a los 2.000 euros (2.000 euros viene a ser algo más de dos veces la prima media, según se detalla en la Memoria) y, de estos, un tercio presenta un coste de entre 2.000 y 4.000 euros. Es más, uno de cada cinco pacientes se incluye en el tramo que genera un coste de entre 10.001 y 30.000 euros. “El seguro no se olvida de sus pacientes a llegar a una determinada edad o cuando tiene enfermedades graves”, concluyó González de Frutos.