INNOVACIÓN

El último trimestre de 2018 es el momento previsto para el desembarco de INNSOMNIA en América Latina. Perú y Argentina serán los primeros países donde la compañía española tratará de replicar su modelo de incubadora, aceleradora y digitalizadora. Asimismo, está previsto que el año que su actividad se extienda a Colombia y Brasil.

  • En el caso de Perú, la entidad ha creado una joint-venture con la Universidad del Pacífico -la escuela de negocios más importante-, al objeto de acelerar proyectos ‘fintech’ e ‘insurtech’, de la mano de los cinco principales grupos financieros del país; en Argentina, por su parte, colaborará con 38 bancos.

    La entidad, que echó a andar en 2016 creando la primera incubadora de España especializada en ‘fintech’, ha ampliado su actividad a las áreas del ‘insurtech’, ‘legaltech’ y la industria 4.0. Precisamente el próximo 11 de octubre finaliza el plazo para presentar candidaturas a su primer programa para iniciativas ‘insurtech’.

    Su filosofía de trabajo consiste en establecer un proyecto de cocreación entre las entre startups y empresas en el que no se exige la entrada en el capital de los proyectos emprendedores.

    Fran Estevan, consejero delegado de INNSOMNIA, ha explicado a El Economista que “se trata de conectar a los emprendedores con grandes compañías, para desarrollar proyectos concretos y generar relaciones comerciales entre ellos. Creemos que las startups deben crecer sobre la base de su propia facturación, centrándonos en proyectos B2B y B2B2C. El hecho de no invertir directamente, nos da ventaja porque garantiza que somos transparentes e independientes, de manera que, cuando una empresa nos pide que busquemos a las mejores startups para hacer algo, el proceso de evaluación será riguroso, basado en el talento y en los resultados. Es la mejor fórmula para digitalizarse para grandes grupos, minimizando los riesgos y los costes”.

    INNSOMNIA ha trabajado con 42 empresas -el 40% extranjeras- y el año pasado su proyecto de digitalización de Feria Valencia fue premiado como el mejor de las ferias de Iberoamérica. “Europa ha sido un gran laboratorio de pruebas y, en 2017, detectamos que hay una gran oportunidad de transformar esta experiencia en proyectos de internacionalización en Latinoamérica. Vemos España como hub de entrada en esta zona geográfica”.