ING ha alcanzado un acuerdo con las autoridades europeas que le permitirá completar su reestructuración en 2016, dos años antes de lo previsto inicialmente, según informó ayer el grupo coincidiendo con la presentación de sus resultados al cierre del tercer trimestre del año. En este sentido, adelantó que ha abonado este miércoles un nuevo tramo de 1.125 millones de euros al Estado holandés en el marco de la devolución del rescate recibido por la institución en 2008.
Con este nuevo pago, la entidad ha abonado hasta la fecha un total de 11.300 millones de euros y espera reembolsar los restantes 2.250 millones en dos tramos que pagará en 2014 y 2015.

Asimismo, informó de que la venta de su filial coreana de seguros de vida, ING LIFE KOREA, se cerrará a final de año y señaló que planea incorporar su negocio de seguros de vida en Japón a los activos incluidos en la salida a bolsa de su filial aseguradora. “La desinversión del negocio de seguros en Asia y de las actividades de inversión prácticamente se ha completado”, dijo Ralph Hamers, consejero delegado del grupo.

EL BENEFICIO NETO DEL GRUPO CRECE UN 0,6% HASTA SEPTIEMBRE

Por otro lado, ING ganó en los nueve primeros meses del año 2.693 millones un 0,6% más. Durante el tercer trimestre, el resultado neto fue de 101 millones de euros, lo que supone un descenso del 84,6% respecto al obtenido en el mismo periodo de 2012 debido al impacto negativo de 950 millones de euros como consecuencia de las minusvalías asumidas en la venta de su filial de seguros de vida en Corea del Sur.

El resultado subyacente antes de impuestos acumulado en los nueve primeros meses del año fue de 3.884 millones de euros, un 22,4% más. De esta cantidad, 3.272 millones correspondieron a las actividades bancarias (+4,5%), mientras que 402 millones fueron de los servicios de seguros del área Euro-Asia (tras las pérdidas de 143 millones a septiembre 2012) y otros 60 millones (+43 %) de servicios de seguros en el resto del mundo.