Las grandes compañías de nuestro país son muy conscientes de la necesidad de asegurarse ante los riesgos que supone un ciberataque.