Según el informe de Moody’s Investors Service ‘Latin America’s Middle Class Growth Slows, Tempering Prospects for Retailers, Banks and Homebuilders’, es probable que la desaceleración en el crecimiento de la clase media tenga un amplio impacto económico, que afectará especialmente a determinadas industrias. Las empresas más afectadas serán las minoristas, los fabricantes de automóviles, las constructoras, las compañías aéreas y los vendedores de artículos de precios elevados, negocios dependientes de crédito y no esenciales.
“El crecimiento económico en Latinoamérica se está desacelerando, con un crecimiento mucho más bajo que el esperado durante el primer semestre de 2014, hecho que afecta negativamente tanto el consumo como las inversiones”, afirma Gersan Zurita, Senior Vice President de Moody’s y coautor del estudio. “Esto ocurre tras una década de fuerte crecimiento económico, aumento de los salarios y del gasto de los consumidores, que han impulsado como nunca antes un mayor número de latinoamericanos a la clase media”, añade.

La firma prevé que el crecimiento en Argentina, Brasil, Chile y Perú caiga por debajo del promedio de crecimiento durante el período 2010-2013. México es el único país cuyo incremento excederá su promedio histórico, aunque se debe más al tibio aumento que ha registrado durante la última década.

Por otra parte, Zurita señala que “las inversiones y el gasto de los gobiernos, y no los gastos de consumo, conducirán a una recuperación moderada para la mayoría de la región en 2015″.

ARGENTINA

Según el informe, Argentina es el país de la zona con mayor riesgo, ya que la inflación, los elevados tipos de interés y la recesión han retraído el consumo. La concesión de préstamos ha caído un 20%-30%. Y el incumplimiento del gobierno con su deuda limita, aún más, las opciones de financiación de las empresas y conduce a una nueva devaluación de la moneda.

BRASIL

La perspectiva de largo plazo para la clase media se mantiene positiva, pero la confianza de los consumidores e inversores se ha agravado en los últimos tres años. También se espera una disminución de la disponibilidad de crédito. Además, los altos tipos de interés y el elevado nivel de endeudamiento de los hogares puede retrasar la reactivación del consumo. La construcción de viviendas y otros sectores afines son vulnerables, al igual que ciertos sectores industriales como el del acero, el automotriz y el de fabricación de electrodomésticos.

CHILE Y PERÚ

La desaceleración económica también ha afectado al gasto de los consumidores en Chile y Perú. A esta situación ha contribuido la disminución de la inversión minera y la caída del precio de los bienes de exportación. En ambos casos, se espera que las medidas de impulso y las reformas puestas en marcha por sus respectivos gobiernos contribuyan a mejorar el comportamiento de la economía el próximo año.

MÉXICO Y COLOMBIA

Finalmente, las perspectivas a largo plazo de la clase media mexicana y colombiana siguen siendo positivas. México está a la expectativa del resultado de las recientes reformas económicas, pero también del incremento del gasto público y de la reactivación de la economía estadounidense. La mejora económica impulsará las hipotecas, los préstamos a empresas y el crédito al consumo. En Colombia, las condiciones económicas siguen siendo favorables, por lo que es probable que el gasto de los consumidores se mantenga. El crecimiento del crédito seguirá fuerte, aunque se moderará a medida que el banco central endurezca sus políticas monetarias.