Cinco años después de comenzar la crisis financiera mundial, los reguladores de seguros en Estados Unidos y del extranjero están intensificando sus esfuerzos para mostrar el progreso que vive el mercado hacia la supervisión y hacia las normas de capital. Durante este año, ciertos grandes grupos de seguros globales han sido considerados de “importancia sistémica” y se verán sujetos a una supervisión estricta basada en mayores requisitos de capital.
Según explica Fitch en su informe ‘Normas de capital para grupos de Estados Unidos’, las aseguradoras en el país tienen un alto grado de incertidumbre regulatoria causada por la designación de ciertas aseguradoras de Vida como instituciones no bancarias de importancia sistémica (SIFI en sus siglas en inglés), así como por el papel del gobierno federal en la regulación de los seguros de una manera más amplia y las diversas iniciativas en el ámbito de lasupervisión estatal.

Hasta la fecha, AIG  y PRUDENTIAL FINANCIAL han sido designados como SIFIs no bancarias, así como METLIFE que se encuentra actualmente en la etapa final del proceso de revisión. Se espera que los aseguradores designados como SIFIs no bancarios se rijan por la Junta de la Reserva Federal y sujetos a una supervisión reforzada y a más estrictas normas prudenciales.

Fitch destaca que aunque esperan que las aseguradoras designadas como SIFI en Estados Unidos y en el extranjero estarán sujetas a mayores requisitos de capital, y tendrán unos costes más altos asociados por un mayor cumplimiento de la normativa, la naturaleza exacta del régimen de riesgo/capital sigue siendo altamente incierto, además de que la medidas para la aplicación específica sigue sin estar clara. Como resultado, apunta la agencia de calificación, las implicaciones sobre las calificaciones son igualmente inciertas.