Huertas: “Han sido los 500 millones de euros mejor invertidos de la historia por MAPFRE”

balance fundacion mapfrePaloma González y Patricia Ojeda

Fundación Mapfre hizo ayer balance de su actividad realizada en los últimos diez años en un acto presidido por el presidente del grupo y de la fundación, Antonio Huertas, que recordó que precisamente en los próximos días la fundación cumple 43 años, “adquiriendo ya la mayoría de edad, un periodo en el que se ha consolidado a través de un proyecto ambicioso pero tranquilo como ha sido el de MAPFRE y su actividad fundacional”.

  • En el balance de la última década -las fundaciones de MAPFRE se unieron e integraron en una sola en 2006, dando paso a “la nueva fundación”, lo que “permitía mayor eficiencia y sinergias”, según señaló Huertas-, “resumir diez años planteaban un dilema”, pero en diez años más de 100 millones de personas en 26 países se han visto favorecidas por el proyecto fundacional, dijo el máximo directivo. “Han sido los 500 millones de euros mejor invertidos de la historia, con una media anual de 50 millones de euros de inversión directa y recurrente cada año que, además, refleja la propia situación y desarrollo que la empresa ha tenido, que se ha visto en la necesidad de incorporar más recursos económicos para atender a más países y más necesidades”, explicó.

    En el balance, algunos datos destacados son que se ha logrado llegar a más de 100 millones de personas, ayudando a los más desfavorecidos, ofreciendo segundas oportunidades a las personas en riesgo de exclusión, fomentando la cultura, la prevención, la educación financiera y trabajando por la inclusión y la empleabilidad. Con 830 programas de cooperación en 30 países, la fundación ha alimentado a más de 55.000 niños y ha ayudado a la empleabilidad de más de 2.700 personas con discapacidad o personas mayores, más de 100 millones invertidos en educación vial y más de 22 millones en proyectos de investigación.

    Se crean los Premios a la Innovación Social, dotados con 90.000 euros

    Durante el acto se ha presentado la primera edición de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social, una iniciativa que se llevará a cabo en colaboración con el IE Business School, con el objetivo de identificar las soluciones más innovadoras en relación con la salud (e-health), la movilidad y la seguridad vial y la propia industria aseguradora.

    Son premios “muy potentes”, ha destacado Huertas, que tendrán tres semifinales en México, Brasil y Europa (Madrid), donde además de todo el proceso de mentoring que ofrece el IE a los 27 semifinalistas y a los 9 finalistas, los tres ganadores, uno por categoría, recibirán 30.000 euros para hacer realidad su proyecto. Estos premios tienen alcance internacional. La final será en Madrid en octubre de 2018, pero previamente se celebrarán tres semifinales en Sao Paulo, para los proyectos presentados en Brasil, en México para los que tengan origen en el resto de América, y también en Madrid para los que provengan de Europa.

    Detalle de las actividades más importantes

    Como no se podían detallar todas las actividades, se han concentrado en las diez más importantes, que han sido realmente “transformadoras e impactantes dentro de la sociedad en la que operamos y la actividad en la que nos concentramos”, aseveró el presidente. Estos focos realmente han movido personas y han facilitado que proyectos mayores hayan sido aportados única y exclusivamente por MAPFRE producto de su desarrollo empresarial. “Hemos hecho muchas inversiones en el mundo pero, sin duda, esta ha sido la más importante”, recalcó.

    Huertas finalizó su intervención destacando un proyecto que “ha durado 20 años de investigación, de trabajo de un grupo de investigadores liderados por el Doctor Vaquero”, una línea que fundación ha financiado desde el principio y que ahora está dando sus resultados. Se trata de una terapia con células madre surgida de un equipo de investigación dirigido por el neurocirujano Jesús Vaquero que, en modo experimental, ha conseguido devolver movilidad a personas con determinadas lesiones medulares. En 2018 se espera que esta terapia sea autorizada por la Agencia Española del Medicamento como tratamiento consolidado, lo que va a permitir extender sus ventajas al resto de pacientes con lesiones medulares. El próximo año, también con el apoyo de Fundación MAPFRE, se iniciará un nuevo ensayo clínico para analizar la eficacia de esta terapia en pacientes que hayan sufrido traumatismo craneoencefálico.

    Además, resaltó el impacto que durante este tiempo ha tenido su Programa de Cooperación Internacional, que engloba más de 800 proyectos y que ha beneficiado directamente a casi un millón de personas, principalmente niños y adolescentes, y que recordó el programa ‘Educa tu Mundo’, que da acceso a la educación y que ha permitido llegar a cinco millones de jóvenes y que hasta el momento también ha formado a más de 5.000 profesores en prevención de accidentes, promoción de hábitos de vida sana y en conocimientos financieros, sobre todo ligados al ahorro.

    Por su parte, Antonio Núñez, vicepresidente de Fundación MAPFRE, se ha referido a uno de los proyectos que más impacto tiene en este campo, el de la Comunidad MAPFRE en México, donde cada año se facilita a alimentación y cuidados básicos, y ha recordado la inauguración de su centro en la Colonia de Santa Fe (una de las zonas más reprimidas del Distrito Federal), y también en otros países de Latinoamérica, llegando a atender anualmente a más de 55.000 niños.


    “Las puertas de la Fundación están abiertas para todo el que quiera ayudar”

    “Tenemos el mejor programa de voluntariado del mundo”, aseguró ayer durante la presentación Antonio Huertas. Un programa que según se reveló se impulsó hace 3 años y con el que “hemos alcanzado el objetivo” contando en la actualidad con 3.300 voluntarios de MAPFRE repartido por todo el mundo al cierre del tercer trimestre habían trabajado en 750 actividades, con un impacto de 52.000 personas directas y 1,5 millones de personas indirectas.

    Orgulloso de este proyecto, explicó que nació en Latinoamérica ya que allí son muy sensibles frente a la ayuda. “Cuando nosotros lanzamos el programa realmente esta labor ya la hacían nuestros empleados de América Latina. Es un país con muchas complicaciones en desigualdad social y con grandes catástrofes, pero muy solidario”, afirmó Huertas. Estas catástrofes, recordó, las hemos vivido hace poco con los huracanes del Caribe, el terremoto de México o los estragos que ha dejado El Niño en Perú, remarcó el directivo. 

    Frente a la ayuda que prestan los Gobiernos u otras instituciones, ha explicado que en España hay más bienestar social que en Latinoamérica, que falta más protección y, por ello, a veces hay que buscar más colaboración y en este terreno el campo del voluntariado es esencial: “El dinero es finito, ayuda hasta donde llega. Pero la calidez y el apoyo de las personas que ayudan de forma voluntaria es infinito. Hay capacidad ingente para ayudar”.

    Por ello, el presidente de la Fundación animó a todos a unirse al programa de voluntariado, incluso a que otras compañías emprendan o copien este mismo programa si quieren, y que ofrecen de manera gratuita. “Las puertas de la Fundación Mapfre están siempre abiertas para todo el que quiera ayudar”, recordó.