Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, la asociación que agrupa a las administradoras de pensiones y cesantías, volvió a insistir en que los fondos pueden invertir 25 billones de pesos (12.700 millones de dólares) en infraestructura, pero que esas inversiones pueden comenzar este mismo año. “Las inversiones por esa cifra se realizarán durante los próximos seis o siete años”, reveló Montenegro en una entrevista con ‘El Tiempo’, con motivo del próximo Congreso FIAP-ASOFONDOS, que se efectuará el 3 y el 4 de abril en Cartagena.
Cuestionado sobre que el Gobierno está impulsando numerosas obras en el país, afirmó que “a este gobierno hay que abonarle la reforma institucional y regulatoria que permitió crear nuevas instituciones como la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura); le ha puesto mucho ahorro al tema, el nuevo contrato de concesiones es sólido. Esto ha llevado tiempo, pero nosotros damos crédito a los resultados, que ya empiezan a verse. Este nuevo marco va a permitir que estas enormes inversiones –más de 50 billones– se hagan de forma más segura (25.401 millones de dólares)”.

Lo que hace falta para que los fondos empiecen a invertir, es, según el presidente de Asofondos la propuesta que le han hecho al Gobierno de “la creación de un nuevo activo, a través del cual podamos invertir. Es como una extensión de los fondos de capital privado para aportes de capital con riesgo. Serían fondos de capital de deuda para que los inversionistas institucionales nos podamos involucrar a través de este mecanismo. Con este nuevo contrato, reglas de juego claras y unos riesgos acotados, esperamos pronto empezar a participar, junto con otros inversionistas”.

PROPUESTAS SOBRE LOS SUBSIDIOS DE LAS PENSIONES

En cuanto a las propuestas sobre los subsidios a las pensiones explica que “el problema no es solo en los salarios altos. Hay que ver cómo se financia, en el régimen de prima media, ese subsidio en el salario mínimo, sobre el que la gente cotiza, y la tasa de reemplazo es del 100%”. “Hacen falta reformas paramétricas, no necesariamente aumentando edad. Se puede, por ejemplo, subir el número de años para calcular la pensión promedio que hay que pagar al beneficiario, que no sean 10, como hoy, sino 20 años. Eso, sin aumentar la edad, puede resolver muchos problemas”, concluye Montenegro.