Recibirá 540 millones de euros como contraprestación inicial de la operación, la cual estará sujeta a ciertos ajustes habituales al cierre de la transacción de acuerdo con la práctica del mercado.

Esta transacción, que se espera que finalice durante la segunda mitad de 2018, es parte de la estrategia general del grupo para optimizar su huella geográfica y mejorar su eficiencia operativa y asignación de capital. Así lo reafirma Frédéric de Courtois, CEO de Global Business Lines & International: “Este acuerdo subraya nuestros esfuerzos continuos para optimizar el alcance internacional del grupo en todo el mundo. Después de haber anunciado la venta de nuestras operaciones en Guatemala, Panamá, Colombia, Países Bajos e Irlanda, esta transacción representa otro paso importante en nuestra estrategia. El valor total de los acuerdos concluidos y los ya anunciados, aún sujetos a aprobaciones regulatorias, supera en más de 1.100 millones de euros nuestro objetivo inicial de 1.000 millones de euros. Continuaremos implementando esta iniciativa en curso con disciplina en los próximos meses”.

Impacto de la venta en el grupo

Se espera que la transacción tenga un impacto positivo en la posición de solvencia del grupo al añadir aproximadamente 2,6 puntos porcentuales a la relación de Solvencia II. También se espera que la venta genere una ganancia de capital a nivel del grupo de aproximadamente 150 millones de euros. Cabe recordar que la contribución de GENERALI BELGIUM al resultado neto del grupo fue de 22 millones de euros en 2017.

El grupo seguirá presente en Bélgica a través de sus Líneas de Negocio Globales, así como a través de sus operaciones de EUROP ASSISTANCE. Deutsche Bank AG, Sucursal de Londres, actuó como asesor financiero del grupo italiano en la transacción, mientras que Linklaters actuó como asesor legal.