GENERALI ha llegado a un acuerdo para vender el banco privado suizo BSI al Banco BTG Pactual, por un importe total de 1.500 millones de francos suizos (1.235 millones de euros). En concreto, el importe total está compuesto por una cantidad de 1.200 millones de francos suizos (988 millones de euros) en metálico y 300 millones (247 millones de euros) en títulos de BTG, que cotizan en la Bolsa de Sao Paulo (BM&FBOVESPA). Se espera que la transacción, sujeta a las autorizaciones reglamentarias habituales, sea completada durante la primera mitad de 2015.

La venta, según explica el grupo asegurador en su comunicado, forma parte de su estrategia por centrarse en el principal negocio de seguros y mejorar su posición de capital, y se espera que sea un factor positivo para la evaluación de las agencias de calificación. Una vez finalizada la operación, GENERALI llegará a un total de 3.700 millones de euros en la venta de activos no básicos, lo que reducirá la deuda e impulsará la posición de la empresa.

Asimismo, la transacción “añadirá aproximadamente 9 puntos porcentuales a la ratio de solvencia I del grupo, que será, según una base proforma basada en el primer trimestre de 2014, por encima del 160% del objetivo de ratio de solvencia para 2015. Se espera que esta transacción genere una pérdida neta menor en la región, de 100 millones una vez terminada”, precisa el comunicado. El grupo asegurador ha contado con el asesoramiento de JP Morgan y Mediobanca como asesores financieros de esta operación.

Para el CEO del grupo, Mario Greco, la venta “completa el proceso de enajenación que tiene como objetivo fortalecer el capital base del Grupo, resuelve un tema clave para nosotros y permite centrarnos en seguir impulsando su principal negocio de seguros”.