El beneficio neto de GENERALI en el primer trimestre del año ascendió a 660 millones de euros, un 9,4% más que en el mismo periodo de 2013, según dio a conocer ayer el grupo italiano, que explica este resultado por el aumento del total de primas brutas emitidas (subió un 1,5%, hasta 18.477 millones) y la rentabilidad del negocio, con un resultado operativo de 1.296 millones (+0,5%), que retorna a niveles anteriores a los de la crisis económica. También ha tenido una positiva contribución los resultados de las inversiones, gracias a la favorable evolución de los mercados financieros.
En el segmento de Vida, las primas ascendieron a 12.000 millones (+ 2,4%), impulsado por el fuerte rendimiento en Italia (+ 27% ) y el crecimiento de productos vinculados (+ 20,5%). El resultado operativo de la unidad se mantuvo estable respecto a un año antes, aportando 779 millones.

En No Vida, y pese al entorno de mercado difícil, la facturación se mantuvo sin cambios, con ingresos de 6.416 millones. El resultado operativo aumentó un 3,7% interanual, hasta 516 millones, apoyado por una “excelente rentabilidad técnica”, que se refleja en un ratio combinado del 92,7% (-0,8 puntos).

Finalmente, en el negocio financiero el resultado operativo se incrementó en un 21%, hasta 144 millones, debido a las positivas ganancias de Banca Generali.

“Estos resultados del primer trimestre confirman el progreso que estamos haciendo en términos de rentabilidad de los negocios, rendimiento operativo y fortalecimiento del capital. Seguimos centrados en la ejecución de nuestra estrategia y creemos que vamos a ser capaces de cumplir con nuestros objetivos de desinversiones y de solvencia antes de lo previsto”, afirma Alberto Minali, director financiero de GENERALI.

En línea con esto, el grupo italiano ha anunciado también que está en negociaciones exclusivas con BTG Pactual, un banco de inversión de América Latina, para la posible adquisición por parte de este de la totalidad del capital social de BSI, banco privado suizo propiedad del grupo italiano y que gestiona activos por valor de 90.000 millones de francos suizos (73.716 millones de euros).