GENERALI ha presentado esta mañana sus resultados correspondientes a 2013, en el que ha logrado su beneficio neto más alto en los últimos seis años, Concretamente, ha logrado unas ganancias de 1.915 millones de euros, frente al logrado en 2012 de 94 millones. El resultado operativo el pasado año fue de 4.200 millones, un 5,3% más, mientras que la facturación total se mantuvo estable en alrededor de 66.000 millones de euros.
El consejero delegado del grupo, Mario Greco, destaca que 2013 ha sido “un año fundamental para el cambio de tendencia” y los resultados confirman que “vamos por buen camino para cumplir los objetivos de nuestro plan estratégico”. “Por primera vez, después de muchos años, nuestro resultado neto se deriva íntegramente de nuestras operaciones de negocio en lugar de ser impactado por cuestiones extraordinarias”, añade.

Greco recuerda que durante el pasado año se han realizado “cambios profundos, en particular, se ha llevado a cabo desinversiones en activos no estratégicos por valor de 2.500 millones y se han adquirido participaciones minoritarias en áreas estratégicas por 1.500 millones. “Hemos reforzado y simplificado la estructura de gestión y de gobierno del grupo, que ahora está en línea con las mejores prácticas internacionales. Durante 2013, hemos generado un retorno total para el accionista del 26%”.

Apunta, por otro lado, que “aún queda mucho por hacer para alcanzar los objetivos que nos habíamos fijado”. “En 2014 la deuda se reducirá aún más y lograremos significativos ahorros de costes. Estimamos mejorar el resultado de explotación y el beneficio neto más todavía, en línea con el plan que tiene como objetivo aumentar gradualmente la rentabilidad para nuestros accionistas”, concluye.

MEJORA DEL RESULTADO TANTO EN VIDA COMO EN NO VIDA

En el negocio de Vida, el total de primas fue de 45.115 millones (+0,2%) con un mix de productos orientados hacia los mayor margen. El resultado de explotación en esta área fue de 2.645 millones (+4,3%). En el negocio de Seguros Generales, por su lado, la facturación bajó un 0,6% hasta 20.940 millones. El ratio combinado mejoró en 0,2 puntos, hasta el 95,6%, a pesar de las catástrofes naturales, que representan 2,3 puntos porcentuales, frente a los 1,5 puntos de 2012. Así, se logra un crecimiento del resultado operativo del 3,5%, hasta 1.616 millones. El segmento de negocio financiero contribuye con un resultado operativo de 483 millones (+18,4%).

Por otro lado, el grupo destaca los “importantes progresos” realizados el pasado año hacia los objetivos para 2015, como son un ROE operativo que aumentó en 80 puntos básicos hasta el 12,1% (en 2015, el objetivo es que sea superior al 13%) o un ratio de Solvencia I que acabó el año en el 143%, pero que a finales de febrero estaba ya en aproximadamente 150%, con vistas a llegar al 160% en 2015.