GENERALI ha cerrado 2016 con un resultado neto de 2.100 millones de euros, lo que supone elevar un 2,5% el logrado un año antes. Para lograr este beneficio, el grupo ha explicado que sido clave “la aceleración en el ahorro de costes” y “la mejora de los resultados en cada uno de los mercados”, todo ello impulsado por una exitosa ejecución de su plan estratégico.