“El nuevo régimen de Solvencia de las entidades aseguradoras y reaseguradoras establece exigencias de capital en función del nivel de riesgo que asuma cada entidad. Se estima la solvencia de la entidad con un determinado grado de probabilidad. Las entidades deben valorar, en el cálculo del capital de solvencia, varios riesgos distintos realizando una agregación.