“Un periodo prolongado de bajos tipos de interés puede llegar a representar una amenaza para la estabilidad del sector financiero y provocar cambios en la estructura y modelo de negocio a largo plazo de bancos, aseguradoras y fondos de pensiones”. Es la advertencia que ayer lanzó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un análisis del entorno actual.