La visita es un seguimiento a misiones anteriores y se enfocó en generar diagnósticos y proponer planes de acción, a través de asistencias técnicas, en el corto, mediano y largo plazo, detalla un comunicado enviado por Conassif. Por lo tanto, la Revisión de la Estabilidad del Sector Financiero representa “una buena oportunidad para impulsar esfuerzos nacionales en la línea de fortalecer el sistema financiero costarricense, tanto desde la óptica micro como la macroprudencial”.

El alcance de la misión se definió en función de las necesidades nacionales y abarcó tópicos tradicionales como banca, valores, seguros, pensiones y dolarización, así como aspectos novedosos y apremiantes como resolución bancaria, seguro de depósitos, estabilidad financiera y profundización e inclusión financiera.

El FMI llevó a cabo un diagnóstico de las oportunidades de mejora que ostenta el sistema financiero, las cuales pueden ser de carácter operativo, normativo o legislativo. Asimismo, la misión priorizó y tradujo las brechas identificadas en asistencias técnicas para los diferentes temas.

Antes de continuar, si bien es cierto que existen aspectos por mejorar y algunas limitaciones, detalla el comunicado, “como lo es el elevado déficit fiscal, el sistema financiero, sus estructuras y participantes, operan con normalidad y dentro de los rangos requeridos por los indicadores normativos prudenciales”.

Asimismo, se remarca que es importante comunicar que en seguimiento a la práctica responsable y oportuna que caracteriza a las autoridades monetarias y financieras nacionales, gran parte de los temas identificados por la misión forman parte de proyectos en ejecución, los cuales se beneficiarán de contar con el apoyo de un organismo internacional.

Entre los principales hallazgos están las limitaciones legales para una adecuada supervisión de intermediarios financieros, particularmente en temas de gobierno corporativo, supervisión consolidada y medidas correctivas y sancionatorias.

Según, Luis Carlos Delgado, presidente del Conassif, “aspectos como los anteriores hacen que el supervisor financiero tenga una visión parcial de las actividades, con potestades y herramientas limitadas para corregir oportuna y adecuadamente las debilidades, tanto en el plano cuantitativo como en el cualitativo, lo que implica un desafío en su tarea de velar por la estabilidad del sistema”.

El estudio reveló que la seguridad financiera del sistema debe completarse con un marco legal que permita tener un fondo de garantía de depósitos para todos los intermediarios financieros regulados y un eficaz mecanismo de resolución financiera, lo cual ofrecería una protección adicional relevante a los depositantes.

Se destaca que dentro de las principales recomendaciones de la visita están las relacionadas con la implementación de reformas legales, que vendrían a atender los retos antes señalados.

Delgado enfatizó que ”las autoridades nacionales han venido trabajando coordinadamente en el desarrollo de propuestas, con atención a las limitaciones legales, las cuales se encuentran en diferentes etapas de avance y a la espera de ser conocidas por la Asamblea Legislativa”.

Por otro lado, también se hace hincapié que es necesario recordar que el cierre de las brechas legales dependerá finalmente del trabajo que lleve a cabo la autoridad legislativa, por lo que es indispensable impulsar un trabajo respetuoso, coordinado y responsable, en beneficio del sistema financiero y del país.

El detalle del informe puede ser consultado en las páginas web del FMI, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) y el Conassif.