Fitch confirma el pronóstico ‘estable’ durante 2015 para el sector asegurador de Centroamérica y las compañías que operan en estos mercados. La agencia espera que “la capitalización, el rendimiento y la liquidez de las entidades seguirán siendo en 2015 favorables para sus calificaciones actuales”. Sin embargo, matiza, “los cambios significativos en los perfiles de riesgo de las compañías o en el soporte en algunos casos, podrían dar lugar a modificaciones en sus notas”.
Fitch justifica su perspectiva estable como resultado “de unas positivas proyecciones de crecimiento económico en la mayoría de los países de la zona, el fortalecimiento gradual de las condiciones de suscripción en algunas líneas de seguros importantes y una amplia protección de reaseguro favorecida por unas continuadas condiciones de mercado blando”. Según la agencia, Centroamérica seguirá siendo el séptimo mayor mercado de seguros en América Latina.

Su perfil de crédito se mantiene sólido en comparación con otros mercados de seguros en la región. “Anticipamos que el volumen de primas en Centroamérica experimentará un crecimiento nominal en dólares del 10,2% en 2014 y del 9,5% en 2015, inferior al 11% en 2013, influenciado por unas tasas de crecimiento más fuertes en Guatemala y Costa Rica que las inicialmente proyectadas”, señala Fitch.

Costa Rica seguirá siendo el mercado más grande y con mayor penetración de la región (40% del total de primas emitidas y el 2% del PIB del país), mientras que Nicaragua quedará de nuevo como el mercado de mayor crecimiento en la región. Fitch considera que, a pesar de las presiones competitivas, “la mayoría de los mercados de seguros estará marcado por políticas de suscripción y técnicas de fijación de precios más conservadoras, para detener el aumento de los ratios de siniestralidad y mejorar el rendimiento técnico”.

Además, la agencia cree que las entidades que operan en esta región seguirán mostrando un ratio de apalancamiento operativo “razonable”, gracias a “una posición de capital adecuada y una política conservadora de reinversión de los beneficios en la mayoría de los mercados”.