El crecimiento estable de las primas impulsado principalmente por las masivas líneas de seguros como pensiones y automóviles, la baja exposición a eventos catastróficos y la amplia capacidad de crecimiento de los seguros apunta a una Perspectiva Estable para el sector asegurador uruguayo en 2017, según un nuevo informe Fitch Ratings.

El crecimiento de la industria aseguradora uruguaya está impulsado por el incremento de primas en líneas masivas como pensiones, automóviles, vida y accidentes, registrando un crecimiento promedio anual del 17%. En opinión de Fitch, el crecimiento de las primas en 2017 será limitado dentro de rangos históricos en torno al 10% y 20%. Las primas de pensiones mantendrán un crecimiento de dos dígitos mientras que otras líneas de seguro podrían presentar un crecimiento de un dígito.

Banco de Seguros del Estado (BSE) es una empresa estatal y es líder dominante en la industria con una cuota de mercado superior al 64% a 30 de junio de 2016. BSE es líder en varias líneas de seguros tales como automóviles, incendios, responsabilidades, pensiones y accidentes. A pesar de que hay una creciente competencia en el mercado, Fitch cree que BSE seguirá siendo líder durante 2017, aunque esta presencia disminuirá en el largo plazo.

Uruguay es uno de los pocos países latinoamericanos de la región con un alto ingreso per cápita de 15.720 dólares a 31 de diciembre de 2015. La penetración de la industria uruguaya de seguros en la economía (PIB) es del 2,4%, a 30 de junio de 2016, cerca del promedio de América Latina (promedio de 2,7%). Esto sugiere que sigue habiendo un espacio significativo para que la industria de seguros crezca.

Dada su ubicación geográfica, Uruguay no está expuesto a grandes eventos catastróficos, como terremotos y tsunamis. El país tiene una exposición menor a inundaciones e infrecuentemente a tornados con efectos limitados en el desempeño de la industria. Por lo tanto, el rendimiento futuro de la industria se determinará por el control de pérdidas de reclamaciones y la competencia de precios.

Al igual que con otras industrias en la región, el ingreso neto depende en gran medida de los ingresos financieros. La cartera de inversiones se concentra en valores del gobierno uruguayo y de las instituciones financieras locales, con un retorno de la inversión del 4,8% resultado de un ratio operacional del 91,0%. Fitch no prevé cambios significativos en el corto plazo, y consecuentemente el ratio combinado y operacional serán de alrededor del 105% y 90%, respectivamente.