La avalancha de ataques de ransomware la pasada semana en más de 150 países revela el creciente alcance de la exposición de las empresas a riesgos cibernéticos, lo que, según Fitch, probablemente lleve a un aumento de la demanda de protección a través de seguros.