Tras la mejora de la nota de España, la agencia de calificación Fitch ha elevado la calificación crediticia de MAPFRE, hasta ‘BBB+’. Por la misma razón, ha subido la fortaleza financiera de sus filiales.
En opinión de Fitch, MAPFRE permanece estrechamente ligada a España, por lo que su calificación seguirá estando alineada con la de la deuda soberana española.
En opinión de Fitch, MAPFRE permanece estrechamente ligada a España, por lo que su calificación seguirá estando alineada con la de la deuda soberana española.